Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La pensión media crece un 3,4% en Canarias en septiembre y se sitúa en 878,76 euros leer

Aumentan en el HUC las demandas de tratamiento por alcoholismo

El responsable de la Unidad de Desintoxicación del hospital tinerfeño advierte de que el inicio en el alcohol a edades cada vez más tempranas provocará una "oleada de alcohólicos jóvenes".
GLADYS PAGÉS, Tenerife
17/jul/03 18:31 PM
Edición impresa

Las demandas de tratamiento por consumo abusivo e incontrolado de alcohol a la Unidad de Desintoxicación del Hospital Universitario de Canarias (HUC) han aumentado seis puntos en los últimos tres años hasta representar, de enero a junio pasado, el 26 por ciento de los pacientes atendidos. Este incremento refleja que la población de las Islas "bebe más" y solicita cada vez con más frecuencia terapias de deshabituación del alcohol, in-formó a EL DÍA Rafael Valenciano Pío, jefe clínico de Psiquiatría y responsable de la unidad.

La tendencia al alza del número de enfermos alcohólicos que solicitan tratamiento ha incrementado paralelamente la lista de espera para ingresar en la unidad, aunque el especialista aclaró que el proceso de admisión es "bastante ágil" al gestionarse internamente la lista por el personal adscrito a su equipo.

Junto a los graves problemas asociados al consumo incontrolado del alcohol, Rafael Valenciano señaló que el policonsumo de drogas fue el motivo de ingreso, además, del 43 por ciento de los enfermos tratados en el último semestre.

Los policonsumidores ingresados en el HUC suelen combinar el alcohol y los fármacos o han sido incluidos en un programa de mantenimiento con metadona y necesitan "desengancharse" del crack o del alcohol, la heroína y la cocaína.

Del balance de actividad asistencial se desprende que los heroinómanos representaban en el año 2000 el 55,5 por ciento de los pacientes atendidos en el hospital tinerfeño, mientras que los enfermos alcohólicos suponían el 18,7 por ciento del total. Tres años después, la adicción a la heroína representa el motivo de ingreso de sólo el 5,7 por ciento de los enfermos en tratamiento y el alcohol, el 26 por ciento.

En opinión de Rafael Valenciano, la asistencia al paciente alcohólico quedó relegada a un segundo plano cuando las administraciones públicas se implicaron de lleno en la atención de los adictos a drogas ilegales, pese a que el alcoholismo ha subyacido siempre como un problema social de "primer orden", asociado a los malos tratos, la siniestralidad laboral y los accidentes de tráfico.

Demasiado whisky

Señaló que en la unidad del Universitario se atiende a pacientes "relativamente jóvenes", en los que la dependencia "está muy instaurada", con una edad media que oscila entre los "20 y los 35 años", precisó.

Advirtió de que "es de prever que la tendencia actual de consumir alcohol a edades más tempranas provoque una oleada de alcohólicos jóvenes dentro de unos años, pues cuanto antes comienza el consumo, antes aparecerá la enfermedad". Explicó que la costumbre de beber grandes cantidades sólo los fines de semana predispone a desarrollar una adicción conocida como de curso intermitente. "Este alcohólico, cuando bebe no puede parar, pero sí es capaz de abstenerse", lo que implica, dijo, que tengan una baja percepción de la enfermedad y sea más difícil su implicación en programas de deshabituación.

Señaló que España es el país que más whisky de la Unión Europea consume, "por encima de Escocia incluso", con 137 millones de litros al año, "en un 60 por ciento entre las doce de la noche y las cuatro de la mañana", lo que evidencia la estrecha relación del consumo de alcohol con las costumbres de ocio.