Gente

Santa Cruz honrará en uno de sus rincones a Celia Cruz

La muerte de la "Reina de la Salsa", Celia Cruz, supone un profundo dolor para el mundo latino y también, con especial intensidad, en Canarias, tierra de unión y donde se recuerda a la cantante por sus constantes actuaciones.
EL DÍA/AGENCIAS, S/C de Tfe.
18/jul/03 18:31 PM
Edición impresa

La noticia de la muerte de Celia Cruz ha convulsionado al mundo de la música, que ve cómo con su pérdida se diluye gran parte de la fuerza del estilo que siempre desarrolló y del que se convirtió en su verdadera "reina".

En Tenerife, hablar de Celia Cruz es remontarse a los mejores años del Carnaval, fiestas a las que incluyó, junto con el pueblo de la Isla, en el célebre "Libro Guinness de los Récords", al conseguir congregar a más de 250.000 personas en un baile que ofreció en la Plaza de España, en el año 1987, y que aún no ha sido superado.

Celia Cruz es la "Reina Honorífica de los Carnavales de Tenerife", título que se le entregó en 1999. Estas razones, y muchas más que están presentes en los tinerfeños, por lo mucho y bueno que esta veterana cantante ofrecía con cada una de sus interpretaciones, son ahora el motivo por el que la Corporación municipal de Santa Cruz ha decidido iniciar un expediente de Distinciones y Honores para reconocer la figura de Celia Cruz.

El alcalde de Santa Cruz, Miguel Zerolo, declaraba ayer que lamentaba la pérdida de la cantante, de la que destacó su gran valía personal y su estrecha relación con la Isla. Zerolo resaltó que "Celia Cruz era una buena embajadora de nuestro Carnaval y de la Isla, de los que hablaba muy bien en cualquier lugar donde se encontrara".

De momento, el Ayuntamiento no ha determinado de qué manera va a honrar la ciudad a la persona de Celia Cruz, aunque sí se trata de un gesto al que se sumarán todas las fuerzas políticas en el Consistorio. Esta propuesta será debatida en el próximo pleno, donde se abrirá el expediente de Honores.

Despedida

El mundo del espectáculo y el multitudinario público seguidor de Celia Cruz le ha rendido homenaje en Miami, cuna del exilio cubano, del que formó parte desde 1960, cuando salió de su isla natal y a la que nunca regresó. Los restos de la celebre intérprete de "Bemba colorá", que inmortalizó el grito de "¡Azúcaaar!", serán trasladados a Nueva York, donde recibirán sepultura.