Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Cabildo de La Palma activa el Plan Insular de Emergencias por una borrasca leer

Un vertido de 3.000 litros de sustancias corrosivas deja 4 heridos en Güímar

La rotura de una tubería de una industria destinada al reciclaje de aceites usados provocó un vertido tóxico en la calle San Antonio de Texas, en Güímar. Para las labores de limpieza fueron necesarios dos camiones de bomberos especializados en la contaminación química.
RUYMÁN REYES, S/C de Tfe.
18/jul/03 10:14 AM
Edición impresa

Unos 3.000 litros de sosa cáustica, un producto químico altamente contaminante, mezclado con agua y aceites vegetales, fueron vertidos sobre las cinco de la tarde de ayer en una calle del municipio de Güímar, lo que obligó al cierre de la vía pública durante varias horas, mientras se llevaban a cabo los trabajos de limpieza.

Los hechos tuvieron lugar en una empresa destinada a la recogida de aceites vegetales usados por hoteles, restaurantes, empresas industriales y bares para su posterior reciclaje, situada en la calle San Antonio de Tesa del municipio sureño.

El problema surgió cuando una de las tuberías de la fosa séptica de la salida del depósito, en el que se almacenan los residuos antes de su tratamiento, se taponó y reventó.

A consecuencia de ello, los más de 3.000 litros de un líquido viscoso compuesto por la sosa cáustica, el agua y los aceites usados diluidos con productos químicos, se filtraron por las alcantarillas y se vertieron en las calles cercanas al lugar del accidente.

La inhalación de los productos químicos hizo que uno de los vecinos de la zona, de 58 años, tuviera que ser trasladado al centro de salud del municipio, aunque fue dado alto a las pocas horas, según informaron a EL DÍA fuentes cercanas al caso.

Además, hubo otros tres afectados con irritación cutánea, que se desplazaron al centro médico por su propio pie.

Al lugar de los hechos se trasladaron miembros de la Policía Local de Güímar, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, que tomaron muestras del vertido para su posterior análisis.

También participaron el las operaciones miembros del Consorcio de Bomberos, los cuales trasladaron al lugar de los hechos un camión NBQ, dotado de material para la lucha contra la contaminación química, un vehículo nodriza con capacidad para trece mil litros de agua y productos espumógenos.

El derrame químico recorrió las calles cercanas, lo que provocó la alarma de los vecinos.

Los bomberos trasladados al lugar desde Santa Cruz neutralizaron la sosa cáustica con jabón y diversos productos químicos diluyentes. Los Bomberos pasaron a la limpieza de la vía, una operación que se desarrolló durante varias horas, hasta bien entrada la tarde de ayer. La calle fue nuevamente abierta a la circulación sobre las 20:30 horas.