Internacional

La clase política británica, alarmada por la posible muerte de David Kelly

El científico británico fue acusado de haber sido el "topo" que filtró información del Gobierno a la BBC, aunque nunca se ha llegado a probar. Tony Blair, que había descartado la culpabilidad de Kelly, fue informado del hallazgo de un cadáver durante un vuelo desde EEUU a Japón.
EFE, Londres
19/jul/03 18:32 PM
Edición impresa

La clase política británica reaccionó ayer con alarma a la desaparición y posible muerte de David Kelly, el asesor del Ministerio de Defensa señalado como el "topo" que pudo dar a la BBC datos contra el Gobierno.

La alerta se ha recrudecido ante el hallazgo del cadáver de un hombre al oeste de Londres, cerca de la zona donde desapareció Kelly, que, según la Policía, vestía una ropa que "coincide" con la que llevaba éste cuando el jueves salió de su casa para dar un paseo.

El cuerpo, de momento no identificado, fue localizado a las 8.20 GMT de ayer por los agentes que buscan al asesor ministerial a unos ocho kilómetros de su casa.

El primer ministro británico, Tony Blair, fue informado del ha-llazgo del cadáver durante el vuelo desde EEUU a Japón, donde continuará su gira diplomática.

El Gobierno británico, la oposición y el Comité parlamentario que investiga las pruebas facilitadas por el Gobierno sobre Irak -ante el que compareció Kelly este mismo martes- mostraron ayer su profunda preocupación por la suerte del científico.

Su esposa, Janice, ha comunicado a un amigo de la familia que su marido sufría "una fuerte tensión" y que se había quedado muy decepcionado tras su intervención ante el Comité.

"Ella no utilizó la palabra depresión, pero dijo que estaba muy estresado y decepcionado con lo que había pasado y que éste no es el mundo en el que quería vivir", indicó su amigo Tom Mangold, periodista de televisión.

"Si Kelly está muerto, lo está porque algo ocurre en el periodismo, y todos tenemos que mirar a nuestras conciencias", apuntó Mangold.

El presidente del Comité de Asuntos Exteriores, el laborista Donald Anderson, indicó ayer que "parece una tragedia, si se confirma, y todo ello coloca los debates que hemos tenido en una perspectiva muy diferente y personal".

Investigación

El Gobierno británico anunció ayer que iniciará una investigación judicial independiente sobre las circunstancias que han llevado a la aparente muerte de Kelly.

Aunque las tareas formales de identificación del cadáver se llevarán a cabo hoy, y de momento no han esclarecido la causa de la muerte, un portavoz de Downing Street señaló que el Ministerio de Defensa llevará a cabo una investigación judicial si se confirma que el cuerpo corresponde a Kelly, como casi se da por hecho.

La descripción del cuerpo encontrado coincide con la descripción de Kelly, señaló en declaraciones el comisario de Policía, Dave Purnell.