La Laguna

El ayuntamiento comenzará en breve la rehabilitación de la Casa Anchieta

Durante siglos, la vivienda ha sido objeto de diferentes obras que han cambiado su aspecto tradicional. En los últimos años fue morada del poeta Manuel Verdugo, Colegio Mayor Femenino Virgen de Candelaria y Escuela de Actores de Canarias, hasta que pasó a ser patrimonio municipal.
D. BARBUZANO, La Laguna
20/jul/03 14:28 PM
Edición impresa

D. BARBUZANO, La Laguna

El Ayuntamiento de La Laguna comenzará en breve la rehabilitación de la histórica Casa Anchieta, después de que en reciente Comisión de Gobierno se aprobara la designación de los directores de las obras, a propuesta de los concejales Pilar Parejo y Manuel Benito Caballero.

Las soluciones adoptadas persiguen el máximo respeto del edificio, intentando conservar su estructura principal de muros y cubiertas al tiempo que se adapta a los nuevos usos.

Se intervendrá en la trasera del edificio que, en la actualidad, presenta un aspecto caótico, producto de la demolición de construcciones primitivas, dando a la misma un acabado con lenguaje y composición contemporáneos, aunque dentro de las pautas de la arquitectura tradicional lagunera reflejadas en las normativas estéticas vigentes para el conjunto histórico.

Igualmente se conservarán y restaurarán las fachadas que dan a la plaza del Adelantado y el lateral a la calle Quinteras. En ambos casos se recuperarán elementos compositivos perdidos que delimitan cada uno de los estilos que reúne el inmueble.

En lo que respecta al interior de la casa, se contempla la sustitución generalizada de las vigas de madera de las cubiertas, salvo en el cuerpo lateral derecho, que se prevé su restauración. Sobre el entrevigado se colocarán entablonados de madera, para aumentar la calidad de los recintos de la casa y permitir que después se puedan colocar láminas impermeabilizantes.

También está previsto sustituir las maderas del piso, mientras que las tejas antiguas se reutilizarán como cobijas en la reconstrucción de las cubiertas. Las carpinterías se restaurarán y, en algún caso, se sustituirán respetando las características formales existentes.

Con anterioridad al proyecto, se realizaron estudios para determinar la evolución y transformaciones que ha sufrido el inmueble a lo largo de los años, con el objetivo de determinar las partes más antiguas, así como los posibles elementos originales y añadidos, utilizando un estudio histórico y catas en el edificio.

Como conclusión de estos análisis, se sabe que los muros de carga de la casa son originales, si bien la fachada principal ha sido alterada en diversas ocasiones. La cubierta, que los técnicos califican de original, se encuentra en el cuerpo lateral derecho y presenta una decoración y un acabado de cierto interés.

La fachada que da a la calle Quinteras, por el tipo y distribución de los huecos, se considera original y es la menos alterada. Por el contrario, la fachada trasera, totalmente mutilada con motivo de la construcción de una plaza, resulta irreconocible al haberse demolido volúmenes menores que se relacionan con el uso de la huerta.

El Ayuntamiento de La Laguna comenzará en breve la rehabilitación de la histórica Casa Anchieta, después de que en reciente Comisión de Gobierno se aprobara la designación de los directores de las obras, a propuesta de los concejales Pilar Parejo y Manuel Benito Caballero.

Las soluciones adoptadas persiguen el máximo respeto del edificio, intentando conservar su estructura principal de muros y cubiertas al tiempo que se adapta a los nuevos usos.

Se intervendrá en la trasera del edificio que, en la actualidad, presenta un aspecto caótico, producto de la demolición de construcciones primitivas, dando a la misma un acabado con lenguaje y composición contemporáneos, aunque dentro de las pautas de la arquitectura tradicional lagunera reflejadas en las normativas estéticas vigentes para el conjunto histórico.

Igualmente se conservarán y restaurarán las fachadas que dan a la plaza del Adelantado y el lateral a la calle Quinteras. En ambos casos se recuperarán elementos compositivos perdidos que delimitan cada uno de los estilos que reúne el inmueble.

En lo que respecta al interior de la casa, se contempla la sustitución generalizada de las vigas de madera de las cubiertas, salvo en el cuerpo lateral derecho, que se prevé su restauración. Sobre el entrevigado se colocarán entablonados de madera, para aumentar la calidad de los recintos de la casa y permitir que después se puedan colocar láminas impermeabilizantes.

También está previsto sustituir las maderas del piso, mientras que las tejas antiguas se reutilizarán como cobijas en la reconstrucción de las cubiertas. Las carpinterías se restaurarán y, en algún caso, se sustituirán respetando las características formales existentes.

Con anterioridad al proyecto, se realizaron estudios para determinar la evolución y transformaciones que ha sufrido el inmueble a lo largo de los años, con el objetivo de determinar las partes más antiguas, así como los posibles elementos originales y añadidos, utilizando un estudio histórico y catas en el edificio.

Como conclusión de estos análisis, se sabe que los muros de carga de la casa son originales, si bien la fachada principal ha sido alterada en diversas ocasiones. La cubierta, que los técnicos califican de original, se encuentra en el cuerpo lateral derecho y presenta una decoración y un acabado de cierto interés.

La fachada que da a la calle Quinteras, por el tipo y distribución de los huecos, se considera original y es la menos alterada. Por el contrario, la fachada trasera, totalmente mutilada con motivo de la construcción de una plaza, resulta irreconocible al haberse demolido volúmenes menores que se relacionan con el uso de la huerta.

 

LA HISTORIA

Una construcción del siglo XVI

La casa perteneció en el siglo XVI al capitán Juan de Anchieta, escribano público y jurado de Tenerife, y su esposa, Mencía Díaz de Clavijo y Llarena, ambos judíos conversos. La tradición sitúa en esta vivienda el nacimiento del fundador de la ciudad de Sao Paulo, el venerable Padre José de Anchieta, misionero de la compañía de Jesús, llamado el Apóstol del Brasil. El capitán Diego Benítez Suazo de Anchieta, que había heredado la casa familiar, tenía por cierto que el beato había nacido en la vivienda que era suya y que incluso podía determinar la habitación donde había visto la luz por primera vez.

En el siglo XIX, la vivienda pasó de la propiedad de los Castilla Anchieta a la de la familia Verdugo. Luego fue morada del poeta Manuel Verdugo. En 1962 se trasladó a la casa el Colegio Mayor Femenino Virgen de Candelaria, lo que motivó la modificación de la fachada lateral izquierda del patio. Hasta 1987, fue utilizada por la Escuela de Actores de Canarias, pasando luego a formar parte del patrimonio municipal.

El frontis de la vivienda fue mejorado en el año 1892 por Felipe Verdugo y Barlett y en 1905 por Julias Verdugo de Mauriz. La fachada, como la vemos en la actualidad, de estilo neoclásico, está articulada en tres zonas, dividas por pilastras verticales. Los tres huecos centrales de la planta alta, unidos por un balcón descubierto con base de piedra y sostenido por seis ménsulas, tiene marcos de cantería azul y claves decoradas con motivos vegetales.