Tenerife
LO ÚLTIMO:
El hombre que echó ácido a su exnovia viajó de Italia a Tenerife solo para agredirla leer
EDITORIAL

- Un Gobierno que parece más racional - Asuntos para no olvidar


20/jul/03 12:18 PM
Edición impresa
CANARIAS YA TIENE nuevo Gobierno. Los consejeros tomaban posesión el lunes pasado, el viernes empezaba el nombramiento de cargos de segundo nivel y ayer, sábado, el BOC publicaba el organigrama completo de departamentos que componen el Ejecutivo, a pesar de que varios de ellos no tengan aún titular asignado. Aparte de los retoques nominales, como llamar Ordenación Territorial a lo que antes era Política Territorial, o Infraestructuras a las antiguas Obras Públicas, se han reagrupado o separado áreas, algunas de las cuales se potencian ?como Industria, que sube de rango? y otras desaparecen, como Aguas. También hay departamentos de nueva creación para responder a problemas concretos ?y ojalá que pasajeros?, como la Viceconsejería de Inmigración, cuya justificación es obvia, o esa Dire-cción General de Farmacia, que tendrá que emplearse a fondo para atajar el insostenible crecimiento del gasto en medicamentos que se registra en este Archipiélago. Pero, sobre todas las novedades, sobresale una: la acumulación de poder que se da en la Presidencia del Gobierno al absorber cuatro departamentos que, o bien son nuevos o existían con inferior rango bajo otra responsabilidad. Son: la Viceconsejería de Emigración (para los canarios que viven fuera de las Islas), el Comisionado de Asuntos Exteriores y Relaciones Institucionales ?una especie de Ministerio de Asuntos Exteriores?, la Viceconsejería de Comunicación, que controlará la información de interés público sobre la acción del Gobierno y los datos de la Comunidad Autónoma, y la de Relaciones con el Parlamento, muy importante para coordinar al Ejecutivo con los grupos políticos que lo apoyan en la Cámara, un aspecto que falló a menudo en la pasada legislatura. COMO SE VE, Adán Martín no da puntada sin hilo. Conocedor de primera mano de los problemas y carencias del anterior equipo de Román Rodríguez y sabedor de los retos a los que se enfrenta Canarias, ha dado respuesta con una organización más coherente y ?ahora lo sabemos? controlando personalmente una serie de áreas que dan proyección externa a la figura del presidente en asuntos de gran influencia sobre la opinión pública. En definitiva, Martín no se ha resignado a ser un mero coordinador de consejeros. Además, ha cerrado el círculo colocando en el segundo nivel de Economía y Hacienda a técnicos de su confianza. De esta forma ?imaginamos? habrá querido compensar las obligadas concesiones realizadas a causa del pacto con el PP y las cuotas internas de su propia formación política, que dieron como resultado la conocida desproporción entre provincias ?a favor de la oriental? en la composición del Ejecutivo. Por otro lado, consciente de que la imagen de la clase política, en general, no pasa por su mejor momento, Martín ha tenido la inteligencia y el valor de pedir en público a sus diez consejeros transparencia, honestidad (ese término que hoy ha sustituido en el lenguaje político al más certero de honradez) y trabajo, ?para que todos los canarios se sientan tratados por igual?, puntualizó. Con este ?decálogo?, si se aplica de verdad, se puede llegar lejos, porque esas son, justamente, las tres cosas que más esperan los canarios de sus representantes. AUNQUE EL GOBIERNO está cerrado, no cesan aún los lamentos y amenazas veladas de la facción de CC que apoya a Román Rodríguez. Todavía esta semana que termina ha habido espantadas, como la de los llamados alcaldes independientes de Gran Canaria, y avisos, como el que hacía el ex presidente cuando, al rechazar el ofrecimiento para presentarse como diputado nacional en las generales del próximo año, contestaba que prefiere seguir aquí, vigilando de cerca los intereses de su isla, como si desconfiara de sus compañeros de filas. No les entra en la cabeza a los supuestos agraviados de CC que lo que ha ocurrido es un reflejo de lo que dictaron las urnas el 25 de mayo, aunque luego, por los repartos internos de las familias nacionalistas, la provincia de Las Palmas esté sobrerrepresentada en el Ejecutivo. Pero ya es hora de pasar página, de olvidarse de Rodríguez (el presidente que se obstinó en repetir y ha provocado este revuelo y desunión) y de recomponer la armonía rota entre islas, sobre todo entre Tenerife y Gran Canaria. Aunque, como rezaba aquella frase famosa de Tip y Coll, la próxima semana ?hablaremos del Gobierno?. ASUNTOS PARA NO OLVIDAR *Observamos que las televisiones públicas que emiten en el Archipiélago siguen con tendencia a resaltar los asuntos de Las Palmas sobre los de Tenerife en sus informativos y otros programas, dedicándole a aquella provincia más minutos, y hasta poniendo un énfasis mayor al dar esas informaciones. Se reconfirma lo que nos temíamos y hemos venido denunciando: Las Palmas domina las televisiones públicas en Canarias. Y para colmo, el edificio de TVE allí será tan faraónico como el del hospital Doctor Negrín. Influencias políticas. *Otro asunto preocupante es la queja expresada esta semana por el Claustro de la Universidad de La Laguna, que se sentía discriminada por el Gobierno autónomo respecto a su homóloga de Las Palmas, con la que han tenido más manga ancha los Servicios Jurídicos del Ejecutivo a la hora de examinar los proyectos de estatutos de ambos centros docentes. Aunque la situación todavía tiene arreglo, puede llegar a constituir un atropello en toda regla, ya que son varios los derechos y capacidades que no se le reconocen a la ULL y sí a la Universidad de Las Palmas. También nos lo temíamos.
EDITORIAL