Canarias

El capitán Suárez

Lorenzo Suárez, ex alcalde, ex consejero y ex diputado, se ha reincorporado a su trabajo de capitán del jet-foil tras ocho años en primera línea política.
S.D.B., S/C de Tenerife
22/jul/03 16:35 PM
Edición impresa

Un buen día del pasado mes de febrero, Lorenzo Suárez cambiaba el cómodo asiento de la calle Teobaldo Power, donde disponía de tan sólo tres botones que pulsar (sí; no; abstención), por otro probablemente menos confortable, pero dotado de un sinfín de teclas, interruptores y aparatos de medición. Colgó en el perchero el traje gris marengo con el que asistía a las sesudas sesiones parlamentarias para embutirse el uniforme de capitán de barco y dejar atrás ocho años en los que ocupó la Alcaldía de Candelaria, en dos ocasiones el despacho de consejero del Gobierno (primero en Presidencia; luego en Industria y Comercio) y, por si fuera poco, un escaño de diputado en la Cámara regional. La mayoría de los pasajeros del jet-foil ignoran el ilustre pasado de la persona que los lleva de un lado a otro del Archipiélago.

Suárez, en la localidad majorera de Morro Jable y a punto de partir hacia Tenerife, recuerda una frase que pronunciaba constantemente el fallecido ministro Francisco Fernández Ordóñez: "Cuando llego a un cargo público, lo primero que hago es preguntar dónde está la puerta de salida". Y seguidamente aclara que, si se echan las cuentas, su dedicación en exclusiva a la política, ocho años, supone un breve paréntesis en sus 52 años de vida, 25 de los cuales ha ocupado en la navegación, un quehacer en el que se estrenó con sólo 18 años.

Asegura que en todo momento ha mantenido en regla la documentación necesaria para pilotar, y que jamás ha perdido el contacto con sus compañeros de Trasmediterránea. Afirma, además, que su caso no es tan raro, y cita como ejemplos de regreso a la actividad profesional a Manuel Hermoso, ex presidente de Canarias, y al fallecido Vicente Álvarez Pedreira, que ocupase la responsabilidad de vicepresidente.

Algunos pasajeros lo reconocen, al menos les suena su cara, pero quienes no albergan duda alguna sobre quién maneja allí los mandos son los políticos que tan frecuentemente utilizan el jet-foil. Suárez es consciente de que este navío, desde hace veinte años, es uno de los más importantes cenáculos políticos. En sus asientos se han tomado decisiones clave para el futuro de Canarias, y él mismo recuerda que en alguna ocasión convocó reuniones en el jet-foil para aprovechar los ochenta minutos que transcurren entre ambas capitales.

Sin embargo, este marino no ha dejado del todo la política, habida cuenta de que es jefe de la oposición en Candelaria, donde se presentó encabezando la lista de Coalición Canaria (CC) después de abandonar el Partido Popular (PP). Sus diferencias con el presidente del PP regional, José Manuel Soria, lo llevaron a decir adiós a su escaño autonómico y a reiniciar una nueva singladura.

El reincorporado capitán no echa de menos el coche oficial "porque no he concebido jamás el poder como un privilegio, sino como una enorme responsabilidad", aunque no descarta que en el futuro vuelva a asumir algún cargo que lo obligue a abandonar de nuevo el mar. De lo que tampoco está seguro es de que su compañero en las tareas de pilotaje del jet-foil, Julio Bonis, desde hace unos días ex consejero, vaya a tomar su misma senda.