Tenerife

Cierran la única piscina operativa de Bajamar por posibles aguas fecales

El Ayuntamiento de La Laguna decidió cerrar de forma cautelar estas instalaciones tras la denuncia de un caso de gastroenteritis relacionado supuestamente con un vertido en la zona de las piscinas, aunque el resultado de los análisis desvelará hoy el origen real de este foco de contaminación.
EL DÍA, La Laguna
22/jul/03 12:18 PM
Edición impresa

Los usuarios de la única piscina operativa de la zona de Bajamar se encontraron este fin de semana con la desagaradable sorpresa de tener que abandonar el lugar por orden de la Policía Local de La Laguna y miembros de la Cruz Roja, ya que un posible vertido de aguas fecales en uno de sus vasos obligó a cerrar el recinto.

Los análisis realizados por el área de Sanidad del Consistorio y la compañía Teidagua desvelarán hoy si ésta ha sido la verdadera causa del cierre temporal de la piscina.

El concejal de Seguridad Ciudadana de La Laguna, Fernando Clavijo, informó a EL DÍA que "tras la denuncia de una vecina que tuvo que trasladar a sus hijos por gastroenteritis hasta el centro de salud de La Trinidad después de bañarse en las piscinas, decidimos que era necesario que la Policía Local se trasladara hasta la zona, porque en el certificado médico se especificaba que el motivo de la intoxicación era la ingesta de aguas fecales".

Medida de precaución

"Tras comprobar en los hospitales y centros médicos que no había más afectados entre los usuarios de las piscinas, ahora hemos convocado una reunión con técnicos de las diferentes áreas municipales para que informen sobre el caso y se puedan tomar decisiones al respecto, por lo que las piscinas permanecerán cerradas hasta que no se tenga la certeza de que el baño es seguro", añadió Clavijo.

Asimismo, indicó que "no hay que alarmar a la población pues se trata de una medida de precaución y quizás no haya que realizar ningún tipo de intervención".

Hay que recordar que de las tres piscinas que se encuentran en Bajamar, sólo estaba operativa una de ellas, ya que hace tiempo se procedió al cierre del resto con motivo de las obras que realiza el Cabildo de Tenerife para adecuar las instalaciones a las normativas de seguridad.

Estos trabajos contemplan el aumento de la coronación de estos espacios para el baño, ya que en ocasiones las olas no sólo causan una gran agitación en sus aguas, sino que también se extienden por las áreas de solárium, provocando graves caídas entre los numerosos bañistas que acuden al lugar.