Actualidad

ETA siembra el pánico en LEVANTE


EFE, Alicante
23/jul/03 14:13 PM
Edición impresa

La banda terrorista ETA volvió ayer a atentar en zonas turísticas del litoral valenciano con la colocación de dos artefactos explosivos en sendos hoteles de Alicante y Benidorm, que ocasionaron trece heridos, de los que dos aún permanecían ingresados por la noche, uno en coma y otro en estado grave.

Las explosiones tuvieron lugar poco después del mediodía, primero en el hotel residencia Bahía de Alicante y más tarde en el hotel Nadal de Benidorm, con menos de un cuarto de hora de diferencia entre ambas, y minutos antes del momento en el que, según un anuncio anónimo en nombre de ETA, se iban a registrar.

Ambos establecimientos hoteleros se encuentran ubicados en los centros neurálgicos de las ciudades de Alicante y Benidorm, en primera línea de playa y a muy escasos metros del mar.

Momentos de desconcierto

Aunque inmediatamente después de las explosiones se vivieron momentos de desconcierto y de expectación entre los turistas, muy pronto muchos de ellos, y a pesar de que el día no era especialmente soleado, volvieron a las playas para tratar de disfrutar con normalidad de sus vacaciones.

Según las primeras investigaciones y testimonios, uno de los artefactos se encontraba en el interior de una maleta depositada en una habitación del hotel Bahía de Alicante, y el otro estaba situado junto a un pilar del primer piso del hotel Nadal de Benidorm.

La Policía calcula que los artefactos contenían cada uno de ellos más de diez kilos de explosivos, según fuentes de la lucha antiterrorista.

Las mismas fuentes precisaron que se desconoce por el momento la composición de los artefactos, que analizan los expertos en desactivación de explosivos (TEDAX).

La primera explosión se produjo poco después de las 12:00 horas en el hotel Bahía, situado junto a la sede alicantina del Partido Popular y frente a la playa de El Postiguet, que había sido desalojado por la Policía tras sendas llamadas en nombre de ETA a las redacciones de Gara y Levante-El Mercantil Valenciano, que avisaban de la colocación de los artefactos y su activación.

En el momento en que se conoció la posibilidad de que se hubieran colocado las bombas, la Policía acordonó las zonas en las que están los dos hoteles, situados en calles muy transitadas de ambas localidades.

Los ocho heridos de Alicante se encontraban en una academia de idiomas para extranjeros situada junto al inmueble afectado.

El más afectado fue un ciudadano holandés de 30 años, con pronóstico "muy grave". Fue intervenido quirúrgicamente por cuatro equipos médicos diferentes especializados en neurocirugía, traumatología, otorrinolaringología y cirugía plástica, respectivamente, y se encontraba ayer por la noche en observación de Cuidados Intensivos.

Fuera de peligro

El segundo herido grave, pero estable, es un varón de 24 años y de nacionalidad alemana, quien sufrió heridas profundas en la región temporal izquierda y en el cuello. Este paciente fue operado y, según el director del hospital, "está fuera de peligro".

El resto de heridos, todos leves, son dos mujeres de nacionalidad sueca, un inglés y una profesora de nacionalidad española que fueron dados de alta. Además, el centro hospitalario atendió a dos estudiantes de nacionalidad rusa que padecían crisis nerviosas.

Por la tarde los ministros del Interior, Ángel Acebes, y de Trabajo, Eduardo Zaplana, visitaron a los heridos ingresados y recorrieron las zonas afectadas al mismo tiempo que condenaron el nuevo golpe terrorista al turismo alicantino y felicitaron la rápida actuación de los agentes que desalojaron los hoteles amenazados.