Jornada Deportiva

Satisfacción unánime

La Expedición Canarias 8.000 ha comenzado a empaquetar el material para iniciar el camino de vuelta. Diego Amador, Antonio López y Pedro Millán no han podido ocultar su emoción.
JORNADA, S/C de Tenerife
23/jul/03 11:42 AM
Edición impresa

La Expedición Canarias 8.000 ya está lista para la vuelta a Islamabad, tras haber conseguido coronar el Gasherbrum II (8.035 metros).

Juan Diego Amador, uno de los grandes protagonistas de la gesta, manifestó a Radio El Día : "Fue un momento muy emotivo hacer cumbre. Llegamos arriba a las 8:15 de la mañana y tuvimos la gran suerte de disfrutar de un día despejado. Fue un regalo merecido para todo el equipo. Vivimos momentos de tranquilidad y el viento no sopló para nada, lo que nos facilitó el poder realizar fotografías y grabaciones. Incluso estuvimos 45 minutos arriba sin guantes, ante un paisaje maravilloso con montañas enormes. Fue espectacular ver el K-2 y el valle del Baltoro. La bandera del Grupo de Comunicación de EL DÍA y Radio El Día ondeó en lo más alto. Hemos inmortalizado ese instante para que todos podamos disfrutar del mismo".

En referencia al descenso, Amador dijo: "La bajada siempre asusta y muchos alpinistas han dejado la vida en los descensos. Realmente empiezas a disfrutar cuando llegas al campamento base con el resto de compañeros. Primero nos fuimos al C4, donde nos esperaba Pedro Millán. Descansamos y empezamos a bajar con tranquilidad para recuperarnos de la fatiga. Tuvimos alguna dificultad durante la vuelta, pero la superamos".

Pedro Millán, jefe de la expedición, se pronunció en estos términos: "Estoy muy contento, porque al final lo conseguimos y no teníamos muchas esperanzas. Llegué hasta 7.800 metros y preferí no arriesgar, porque no podía, las fuerzas no me acompañaron. Me acordé primeramente de mi hija en esos momentos tan inolvidables".

"Teníamos una obligación muy fuerte con EL DÍA , por su colaboración y apoyo en nuestra aventura. Estamos muy agradecidos a ese grupo y en especial a Don José Rodríguez. Por todo eso agotamos los últimos cartuchos para hacer cumbre. Lo positivo también ha sido que hemos funcionado como un equipo y sin problemas. Me siento orgulloso y plenamente satisfecho. Ahora nos queda sortear el camino de vuelta y los trámites burocráticos antes de llegar a Tenerife. Quiero abrazar a mi hija", dijo.

Antonio López, otro de los expedicionarios, añadió finalmente: "Nos quedan unas jornadas duras de caminatas, pero me llevo la sensación del deber cumplido con el trabajo bien hecho y haber participado para que dos compañeros hayan llegado arriba, después de muchos días duros".