Vivir
LO ÚLTIMO:
Prisión incondicional para el denunciado por lesiones e intento de agresión sexual en Adeje leer

El HUC confía en que el enfermo de legionella sea un caso aislado

Todas las cazoletas de las duchas y los grifos del centro sanitario han sido sustituidos tras la detección de un caso de legionelosis en un enfermo de 71 años, lo que ha obligado, además, a hiperclorar los aljibes y revisar los sistemas de aire acondicionado, informó ayer el subdirector médico del hospital.
EL DÍA/EFE, S/C de Tenerife
23/jul/03 18:36 PM
Edición impresa

El Hospital Universitario de Canarias (HUC) ha aplicado todas las medidas contempladas en la nueva orden del Ministerio de Sanidad y Consumo sobre prevención y control de la legionella, tras la detección el viernes por la tarde de un caso de la enfermedad en un paciente de 71 años, convaleciente de un trasplante de riñón, que dio positivo en una prueba antigénica en orina, a la que fue sometido por presentar la sintomatología típica de la patología.

Fuentes del gabinete de prensa del HUC comunicaron al mediodía de ayer que el paciente "evoluciona favorablemente de la legionelosis, no tiene fiebre ni problemas respiratorios", y el contagio de la bacteria no ha planteado complicaciones a la enfermedad renal por la que permanece ingresado en el centro sanitario.

Por su parte, el subdirector médico del HUC, Manuel Sánchez, expresó a EL DÍA su confianza de que el contagio "sea un caso aislado" y que en el período de incubación de la legionella, de diez a catorce días, no aparezca ninguno más.

Según explicó Manuel Sánchez, se trata de un paciente inmunodeprimido que pudo haber contraído la bacteria incluso en concentraciones muy bajas, lo que se conocerá cuando se disponga del resultado de los dobles análisis a los que se someten en la actualidad las muestras del agua, para confirmar tanto la presencia de la bacteria, que tarda entre cinco y seis días, como para conocer su nivel de concentración, lo que puede demorarse del orden de 15 días.

Aseguró que "la situación es de normalidad y tranquilidad absolutas", y añadió que el régimen de visitas y de actividad se mantiene sin ningún tipo de restricciones, puesto "que nunca se ha demostrado la transmisión de la bacteria de persona a persona"..

En cuanto a las medidas de control y vigilancia establecidas, Manuel Sánchez informó de que, desde el viernes hasta ayer, se sustituyeron todas las cazoletas de las duchas y filtros de los grifos del hospital, se procedió a la hipercloración de los aljibes conforme a las proporciones establecidas en la nueva normativa del Ministerio de Sanidad y se inspeccionó el sistema de aire acondicionado.

Precisó que el sistema instalado en el hospital "es de aire-aire, es decir, el aire no entra en contacto con el agua, como sucede en las torres de refrigeración", lo que aminora considerablemente la transmisión de la bacteria por este medio, que necesita "humedad y calor", dijo, "de ahí que sea frecuente localizarla en lagos o en instalaciones de aguas termales".

Añadió que, paralelamente, se ha enviado una circular a los médicos internistas sobre las pautas de actuación ante la posibilidad de que aparezcan más casos en el período de incubación, con síntomas como fiebre, tos y cuadros de neumonía que no estén asociados a la patología por la que está indicado el ingreso en el hospital.

Sánchez recordó que la Gerencia y la Dirección Médica trabajan de una manera coordinada con el departamento de Medicina Preventiva, desde el que ha sido informado de que el 80% de los casos de legionelosis "son esporádicos", mientras que los declarados en el ámbito hospitalario (infecciones nosocomiales) en 2002 ascendieron a 23 en toda España.

La consejera de Sanidad y Consumo, María del Mar Julios, informó ayer a EL DÍA de que el foco de legionelosis "está controlado" y que la respuesta ante el problema "fue rápida", en materia de adopción de medidas de prevención y control de la situación. Julios se remitió a las declaraciones emitidas horas antes por el director general de Salud Pública, Francisco Rivera, quien aseguró que "el foco de legionella detectado el pasado viernes en el hospital y que afectó a un paciente está bajo control".

Rivera, que a su vez es presidente el órgano que administra el hospital, declaró que el paciente, que convalecía en el hospital tras ser trasplantado de un riñón, se contagió de la enfermedad por la ducha, ya que al parecer la bacteria se había acantonado en la cazoleta de la misma. Indicó que una vez detectado el caso se tomaron todas las medidas necesarias, como la cloración del agua, y se cambiaron las cazoletas de las duchas de esa planta, tal y como declaró el director médico del centro sanitario.