Internacional

La comunidad internacional acepta el Consejo de Gobierno iraquí

La sesión de la ONU supuso el reconocimiento de este órgano que "encarna el núcleo principal de la Administración de transición iraquí" que pidió el Consejo de Seguridad cuando levantó las sanciones a Irak, aseguró la ministra de Exteriores de España, Ana Palacio, quien presidió la sesión.
EFE, Naciones Unidas
24/jul/03 18:37 PM
Edición impresa

EFE, Naciones Unidas

Con la aceptación del Consejo de Gobierno iraquí como interlocutor válido por la comunidad internacional, se ha dado un paso más en el proceso que debe devolver la soberanía a los iraquíes y establecer un gobierno permanente en Irak.

Sin embargo, queda aún mucho camino por recorrer y muchos desafíos, según se desprende de los comentarios de diplomáticos y representantes iraquíes en la reunión del martes del Consejo de Seguridad de la ONU, dedicada a analizar la situación actual en Irak.

El anuncio de la muerte de los dos hijos del depuesto presidente Sadam Husein desvió buena parte de la atención de los medios de comunicación en la sesión, que inicialmente creó muchas expectativas por la participación de una delegación del nuevo Consejo de gobierno iraquí.

La sesión supuso el reconocimiento de que este órgano "encarna el núcleo principal de la Administración de transición iraquí" que pidió el Consejo de Seguridad cuando levantó las sanciones a Irak, según palabras de la ministra de Asuntos Exteriores de España, Ana Palacio, quien presidió la sesión.

Los miembros del Consejo de Seguridad coincidieron en que la labor de las Naciones Unidas ha "sido de extraordinaria calidad" al dar su apoyo al informe del secretario general de la ONU, Kofi Annan, subrayó la ministra en declaraciones a la prensa.

Según dijo, en los debates ha habido "una visión esperanzada y esperanzadora, sin perjuicio de que todos han destacado las circunstancias difíciles que vive Irak".

El representante especial de la ONU para Irak, Sergio Vieira de Mello, subrayó que el Consejo de Gobierno, que estuvo representado por tres de sus miembros, no logrará "credibilidad de la noche a la mañana. Creo que este consejo es tan representativo como podía serlo dadas las circunstancias", ya que los únicos excluidos son los representantes del partido Baaz de Sadam Husein.

Lo que el Consejo iraquí necesita ahora "no son expresiones de duda, escepticismo, o críticas, que es muy fácil en las circunstancias actuales", dijo, sino "el apoyo de los iraquíes", el respaldo de países vecinos y, en general, de la comunidad internacional.

Tanto él como Annan instaron a que se establezca un cronograma que permita a los iraquíes ver que se encaminan hacia el fin de la ocupación y subrayaron que la democracia no se puede imponer desde fuera sino que debe venir del interior.

Con ellos coincidió el embajador sirio, Mijail Wehbe, quien señaló que los países de la región juzgarán al consejo iraquí por su capacidad de tomar medidas para mantener buenas relaciones con sus vecinos.

Con la aceptación del Consejo de Gobierno iraquí como interlocutor válido por la comunidad internacional, se ha dado un paso más en el proceso que debe devolver la soberanía a los iraquíes y establecer un gobierno permanente en Irak.

Sin embargo, queda aún mucho camino por recorrer y muchos desafíos, según se desprende de los comentarios de diplomáticos y representantes iraquíes en la reunión del martes del Consejo de Seguridad de la ONU, dedicada a analizar la situación actual en Irak.

El anuncio de la muerte de los dos hijos del depuesto presidente Sadam Husein desvió buena parte de la atención de los medios de comunicación en la sesión, que inicialmente creó muchas expectativas por la participación de una delegación del nuevo Consejo de gobierno iraquí.

La sesión supuso el reconocimiento de que este órgano "encarna el núcleo principal de la Administración de transición iraquí" que pidió el Consejo de Seguridad cuando levantó las sanciones a Irak, según palabras de la ministra de Asuntos Exteriores de España, Ana Palacio, quien presidió la sesión.

Los miembros del Consejo de Seguridad coincidieron en que la labor de las Naciones Unidas ha "sido de extraordinaria calidad" al dar su apoyo al informe del secretario general de la ONU, Kofi Annan, subrayó la ministra en declaraciones a la prensa.

Según dijo, en los debates ha habido "una visión esperanzada y esperanzadora, sin perjuicio de que todos han destacado las circunstancias difíciles que vive Irak".

El representante especial de la ONU para Irak, Sergio Vieira de Mello, subrayó que el Consejo de Gobierno, que estuvo representado por tres de sus miembros, no logrará "credibilidad de la noche a la mañana. Creo que este consejo es tan representativo como podía serlo dadas las circunstancias", ya que los únicos excluidos son los representantes del partido Baaz de Sadam Husein.

Lo que el Consejo iraquí necesita ahora "no son expresiones de duda, escepticismo, o críticas, que es muy fácil en las circunstancias actuales", dijo, sino "el apoyo de los iraquíes", el respaldo de países vecinos y, en general, de la comunidad internacional.

Tanto él como Annan instaron a que se establezca un cronograma que permita a los iraquíes ver que se encaminan hacia el fin de la ocupación y subrayaron que la democracia no se puede imponer desde fuera sino que debe venir del interior.

Con ellos coincidió el embajador sirio, Mijail Wehbe, quien señaló que los países de la región juzgarán al consejo iraquí por su capacidad de tomar medidas para mantener buenas relaciones con sus vecinos.