Jornada Deportiva

España se cuelga el primer oro

Nina Jivanevskaia, que nadó sin cometer ningún falló en los 50 espalda, subió al primer cajón de podio e hizo la segunda mejor marca del año.
AGENCIAS, Barcelona
25/jul/03 21:39 PM
Edición impresa

Nina Jivanevskaia ganó ayer en Barcelona la primera medalla de oro para de una nadadora española en la historia de los campeonatos del mundo, al ganar la final de 50 metros espalda con un tiempo de 28.48 segundos, récord de España y de los campeonatos.

Segunda fue la checa Ilona Hlavackova, con 28.50, medalla de plata, y tercera la japonesa Noriko Inada, con 28.52, por 28.48 de la española, que superó así el récord de los campeonatos en poder de la americana Natalie Coughlim, con 28.49, desde el 23 de julio en Fukuoka, en Japón.

Jivanevskaia, de origen ruso, hizo además la segunda mejor marca mundial del año en esa distancia, después de que en las semifinales batiera el récord de España que ella misma tenía.

Tras el fracaso el pasado martes en la prueba de 100 metros, a cuya final llegó como una de las favoritas y se quedó en el cuarto puesto, hoy se ha resarcido de su mal resultado en esa prueba y en los últimos mundiales, disputados en la ciudad japonesa de Fukuoka, en los que tampoco pasó de esa posición y quedó a un paso del podio.

Pero la nadadora española nadó ayer, en la piscina del Palau Sant Jordi, sin cometer ningún falló en una carrera que dura un suspiro.

El tiempo de reacción en la salida de los 50 mariposa de la nadadora española no estuvo entre los mejores. Hizo 0.66, el sexto mejor de las ocho participantes, por detrás de Inada, Hlavackova, Jennifer Carroll, Sandra Volker y Haley Cope, y por delante sólo de Louise Ornstedt y Laure Manaudou.

Sin embargo, Jivanevskaia, una de las participantes que tenía menos envergadura, empezó a remontar tras los primeros 25 metros. Superó a la japonesa, forzó la marcha, se puso segunda, tras la checa, y venció a ésta en las últimas brazadas.

Sólo fueron dos centésimas las que la separaron de la checa, que había hecho el segundo mejor tiempo en las semifinales por detrás de Jivanevskaia.

Récord y sorpresa

Jivanevskaia había tocado la primera y había entrado en la historia del deporte español y de los Campeonatos del Mundo de Barcelona 2003: la primera medalla de oro española en la natación femenina, y el récord de los campeonatos, que estaba en poder de la alemana Volker, quinta ayer tarde en el Sant Jordi.

Por otra parte, el japonés Kosuke Kitajima logró ayer el récord mundial de los 200 braza, al ganar la final con un tiempo de 2:09.42, con lo que eleva a cinco los registros mundiales batidos en los Campeonatos de Barcelona.

Mientras el ruso Alexander Popov derrotó ayer al holandés Pieter van den Hoogenband y el australiano Ian Thorpe en una de las pruebas más esperadas del Mundial de natación, los 100 metros libres.

Popov, con su habitual gran salida, cogió una ventaja que no pudieron recuperar sus rivales y acabó la prueba con un crono de 48.42, seis décimas por debajo del récord del mundo, que es de 47.84.

Van den Hoogenband se llevó la plata, con 48.68 e Ian Thorpe el bronce, con 48.77.

El estadounidense Michael Phelps batió ayer el sexto récord, al lograr un tiempo de 1:57.52 en su semifinal de los 200 estilos.

Por último, Estados Unidos se proclamó vencedor de la prueba de relevos 4x200 libre femeninos, mientras que España acabó en quinta posición.