Nacional

ETA reduce el tiempo entre sus golpes, con ataques en Navarra y Bilbao

Una llamada telefónica alertó a las 5:48 horas de la colocación de un artefacto en los juzgados de Estella. El plazo tan breve dado por los terroristas impidió que la Guardia Civil pudiera acordonar totalmente la zona antes de que, a las 6:00 horas, el paquete bomba estallara.
COLPISA, Navarra/ Bilbao
26/jul/03 18:39 PM
Edición impresa

La banda terrorista ETA reapareció ayer en Navarra, diez días después de que la Policía Nacional desmantelara el "comando Irunberri" en esta comunidad cuando preparaba una campaña de atentados con 150 kilos de cloratita y dinamita. Un artefacto de unos dos kilos de explosivos colocado en los juzgados de la localidad de Estella causó heridas leves a un vecino y cerca estuvo de provocar mayores daños personales ya que el paquete bomba estalló antes de que la Guardia Civil terminara de acordonar la zona.

Una llamada telefónica de un comunicante que dijo hablar en nombre de ETA alertó a las 5:48 horas de ayer a la asociación de ayuda en carretera DYA de la colocación del artefacto que haría explosión en 15 minutos. "No lo repito dos veces", dijo una voz de varón antes de colgar el aparato. El plazo tan breve dado por los terroristas impidió que la Guardia Civil pudiera acordonar totalmente la zona antes de que a las 6:00 horas el paquete bomba estallara.

La onda expansiva destrozó uno de los tímpanos a un vecino de la zona que, en el momento del estallido, transitaba con su furgoneta por las cercanías de los juzgados. El herido, de carácter leve, fue atendido en el lugar de los hechos y, posteriormente, trasladado al hospital García Orcoyen de Estella, donde fue dado de alta horas después. También una mujer tuvo que ser atendida por los servicios médicos, afectada por un ataque de pánico. El artefacto provocó desperfectos de importancia en la puerta de los juzgados, que quedó desencajada, y en la fachada del inmueble, que resultó dañada con varias piedras.

Los terroristas -según fuentes de la investigación- depositaron el artefacto dentro de un recipiente metálico de color amarillo (similar a una caja de galletas) que fue abandonado encima de un contenedor de basura del exterior del juzgado.

Bombas caseras

Además, la vivienda de una concejal socialista y la casa del Pueblo en Andoain fueron objeto de atentados con bombas caseras en la madrugada del jueves al viernes. No se produjeron daños personales y los materiales fueron de escasa consideración.

El primero de estos dos atentados tuvo lugar a las 02:40 horas de la madrugada del viernes, cuando personas sin identificar colocaron un artefacto explosivo compuesto por una garrafa de gasolina y un iniciador pirotécnico en la entrada a la vivienda de la concejal socialista Toñi Landa, quien lleva apenas un mes en el cargo. La deflagración causó desperfectos en la casa.

Otras dos bombas de similar composición a la de la casa de Toñi Landa estallaron a las 03:15 horas ante la sede del PSE en la calle Arrate de Andoain y provocaron un agujero en la entrada de acceso al local.