Sucesos

Un policía local invade con su coche una zona peatonal donde jugaban niños

Los hechos tuvieron lugar el jueves por la noche en el entorno del antiguo cementerio de San Rafael y San Roque de la capital tinerfeña. El agente, que en ese momento se encontraba fuera de servicio, se enfrentó con los vecinos, que le recriminaron su actuación.
EL DÍA, S/C de Tenerife
26/jul/03 10:14 AM
Edición impresa

Un policía local de Santa Cruz de Tenerife y vecinos de la zona del antiguo cementerio de San Rafael y San Roque se vieron involucrados el pasado jueves por la noche en un altercado, después de que el agente invadiese con su coche particular una zona peatonal donde en ese momento estaban jugando varios niños.

Tras las recriminaciones de los vecinos, el agente, que se encontraba franco de servicio, se identificó como policía local e intentó dar la vuelta, al carecer la calle de salida, maniobra que fue evitada por los vecinos presentes, entre ellos algunos padres y abuelos de los niños.

Justamente cuando se le impidió girar con su vehículo, el conductor se identificó como agente de la Policía Local y salió del vehículo en el que viajaba con la intención de hacer frente a los vecinos.

En el lugar de los hechos se personaron hasta tres motos de la propia Policía Local, momento que fue aprovechado por el agente fuera de servicio para arremeter contra uno de los vecinos, que informó a este periódico de su intención de interponer una denuncia contra el agresor. Incluso, en un momento dado, el policía espetó a un vecino que ""cuando tenga la ropa puesta nos veremos las caras"".

Fuentes de la Policía Local explicaron que el agente, que en ese momento se encontraba franco de servicio, introdujo el vehículo en la zona peatonal por error. Cuando los vecinos comenzaron a recriminarle su acción, ""el compañero, para evitar males mayores, llamó pidiendo ayuda por el cariz que adquirían los acontecimientos"", señalaron.

Según pudo comprobar sobre el terreno EL DÍA , el conductor, que presentaba síntomas de embriaguez, fue introducido en el interior de un coche patrulla y trasladado a la jefatura de tráfico, en donde, según informó el portavoz de la Policía, se llevó a cabo la prueba de la alcoholemia, sin que haya trascendido el resultado del examen.

Según manifestaron los vecinos, a pesar de la señalización de la calle, es un hecho frecuente que los vehículos invaden el lugar, usando esta zona peatonal como viradero, al no tener la calle salida. Según parece, unos meses atrás un niño resultó atropellado, recibiendo heridas leves.