Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los inmigrantes llegados en patera a las Islas hasta el 17 de marzo duplican los de 2018 leer
GUERRA

Varios muertos en un ataque con morteros a una iglesia en Liberia


AGENCIAS, Freetown
27/jul/03 18:41 PM
Edición impresa

AGENCIAS, Freetown

Varias personas murieron ayer en un ataque contra una iglesia de Monrovia, capital de Liberia, en la que se habían refugiado de los sangrientos combates entre fuerzas rebeldes y el Ejército, informaron medios locales captados en Freetown.

Al menos medio centenar de personas resultaron heridas en el ataque con mortero a la iglesia, situada en el centro de la capital de Liberia, según las fuentes.

Los combates continuaban ayer pese a alto al fuego declarado por los rebeldes el viernes, después de que el presidente de EEUU, George W. Bush, anunció el envío de tropas para apoyar una fuerza multinacional de paz de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO).

Familias enteras buscaron protección en la iglesia del Gran Refugio huyendo de los cruentos enfrentamientos de los últimos días entre las tropas leales al presidente Charles Taylor y los rebeldes, en los que al menos 700 civiles han perdido la vida.

Ayuda

Asimismo, la ONG Acción contra el Hambre (AcH), que aún mantiene dos expatriados en Monrovia a pesar de la violencia que sacudió durante la semana pasada la capital de Liberia, donde se encuentra la mayor parte de los desplazados internos, volvió ayer a pedir a la comunidad internacional ayuda inmediata para detener la violencia.

Mientras, la población clama por la paz y espera, desesperada, el envío de una fuerza de paz internacional que acabe con esta tragedia que afecta a miles de personas, según informa Álvaro de Vicente, uno de los cuatro cooperantes de la ONG que salieron el pasado lunes del país a la espera de poder reanudar su trabajo humanitario.

Supervivientes del asalto al cuartel de Moncada asistieron ayer a la recreación de la primera acción armada de Fidel Castro contra la dictadura militar de Fulgencio Batista, derrocado por la revolución en 1959.

Más de un centenar de revolucionarios acompañaron a Castro en aquella aventura, que comenzó en la madrugada del 26 de julio de 1953.

El objetivo era hacerse con el cuartel de Moncada, entonces la segunda fortaleza militar del país, tomar las armas y llamar a una insurrección popular.

El asalto fracasó y dejó un saldo de 61 muertos en las filas guerrilleras. Solo seis cayeron durante el combate y el resto fueron torturados y asesinados por la guardia de Batista.

De aquellos jóvenes idealistas sólo quedan 31 supervivientes, 28 de los cuales han acudido a Santiago para celebrar con Castro el inicio de la revolución.

Pedro Trigo López, hoy un jubilado de 75 años, fue uno de los encargados de reclutar a los miembros de las "células insurrectas" que participaron en el ataque.

"Sabíamos que íbamos a hacer una acción armada, pero no en qué lugar. Fidel (Castro) no nos explicó los detalles hasta esa misma madrugada", relata Trigo en una entrevista que concedió ayer.

El viejo revolucionario recuerda todavía con claridad los entrenamientos en fincas "para una guerra de guerrillas", su llegada a la Granjita Siboney, donde se ocultaron antes de avanzar hacia Santiago para tomar el Moncada, y la confusión que se creó durante el asalto.

"El plan era bueno y contábamos con el factor sorpresa, pero la guardia cosaca se presentó de improviso y se desató el tiroteo", explica Trigo, que perdió a su único hermano, Julio, en el asalto a manos de los militares de Batista.

GUERRA