Canarias

"CC debe hacer sitio a nuevos líderes"

María del Mar Julios, una médica nacida hace 44 años en Las Palmas, se ha convertido en la primera mujer que ocupa la Vicepresidencia del Gobierno de Canarias, cargo al que suma el de consejera de Sanidad. Su sillón, reservado en un principio para Román Rodríguez, ha motivado una cruenta batalla.
S. DÍAZ BRAVO, Tenerife
27/jul/03 16:35 PM
Edición impresa

Miércoles 9 de julio. Cae la noche cuando María del Mar Julios (Las Palmas, 1960) recibe una importante llamada telefónica. El recién investido presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín, le confirma una noticia adelantada por EL DÍA el miércoles 25 de junio: esta médica, casada y con dos hijos (una niña de 13 años y un varón de 10) va a convertirse en la primera mujer que ocupe el cargo de vicepresidenta del Ejecutivo autonómico. A tan alta responsabilidad sumará, además, la de consejera de Sanidad. Quién le iba a decir hace unos meses a esta, por entonces, diputada en el Congreso por Coalición Canaria (CC), aficionada a la natación, el senderismo y la literatura ("Inteligencia Emocional", de Daniel Goldman, ha sido su última lectura), que iba a terminar sentándose en el sillón que la coalición había reservado para su compañero Román Rodríguez.

?Sinceramente, ¿cree que ha traicionado a Román Rodríguez?

?Sinceramente, no creo haber traicionado a nadie, ni siquiera que alguna otra persona haya traicionado a Román o a cualquier otro compañero de Coalición Canaria. Tras las elecciones confluyen varias situaciones. Por un lado, el retroceso electoral en Gran Canaria y, por otro, que una vez más ningún partido logra la mayoría absoluta, aunque CC se mantiene como fuerza más votada y logra el mayor número de escaños. Para formar un gobierno estable durante los próximos cuatro años se opta por un pacto, y yo creo que es ahí donde comienza el debate interno, porque no todo el mundo entiende unas políticas de pacto que en CC deciden, fundamentalmente, los órganos nacionales, no los insulares. En esos órganos nacionales la mayoría de CC apuesta por un pacto con el PP, y en ese momento surgen distintos planteamientos, legítimos todos, pero que difieren en sus puntos de vista.

?Esa disparidad de planteamientos no parece agotarse ¿Hasta dónde augura que va llegar?

?A mi modo de ver, en la medida en que el debate se serene y regrese al seno de la organización, que es donde debe producirse, todo esto acabará y al final terminará por enriquecer a CC y a CC en Gran Canaria. Ahora, el debate más importante que debemos mantener, sobre todo en el caso de Gran Canaria, es cómo afrontar los principales retos de nuestro proyecto, porque no olvidemos que a pocos meses vista tenemos unas elecciones generales.

?Tal y como están las cosas, ¿cree de verdad en la posibilidad de alcanzar acuerdos con Carmelo Ramírez y Román Rodríguez?

?A mi entender, sí. Hay personas que están apostando para que haya el mayor número de puntos de encuentro y el menor de desencuentros, aunque eso es responsabilidad de todos, de todas las partes que han intervenido en el debate manteniendo posiciones distintas.

?Entonces, entiende que el futuro de CC pasa también por Ramírez y Rodríguez

?Son dos personas destacadas que tienen su historia, su trayectoria, que ocupan un papel importante dentro de Coalición Canaria en Gran Canaria. Yo siempre he dicho, no sólo ahora, que éste debe ser un proyecto que tiene que sumar en lugar de restar, y es ése el proceso por el que hay que apostar. Igual que en las organizaciones de CC en otras islas existen diferentes líderes y se comparte el liderazgo, también en CC de Gran Canaria existen distintos líderes y pueden compartirse liderazgos y responsabilidades.

?Hablando de líderes, usted, de la noche a la mañana, parece haberse convertido en uno de ellos.

?Yo no me estoy poniendo ese apellido. No es ése el planteamiento. Un partido, y más uno relativamente joven, como es el caso de CC, debe ser una organización viva, y cuando digo viva me refiero a que tiene que ser capaz de incorporar a las personas con inquietudes que apuestan por unas posiciones similares, que entienden que la mejor forma de defender Canarias pasa por un proyecto nacionalista que conlleva la unidad de las islas, la cohesión y el equilibrio. Tiene que ser un proyecto capaz de ilusionar, y eso implica que debamos ser capaces de hacer convivir a los líderes que tenemos, que se han ganado su liderazgo a pulso, con los líderes que tienen que empezar a aparecer en escena para garantizar la continuidad.

¿Un mal menor?

?La Vicepresidencia, un cargo para el que resulta imprescindible formar parte del Parlamento de Canarias, iba a estar ocupada, ineludiblemente, por un representante de CC de Gran Canaria, lo que limitaba la elección entre Román Rodríguez, José Mendoza, Fernando González y usted. ¿Se siente un mal menor?

?Jamás me habían llamado así (risas). Siempre he dicho que las personas, en una organización, deben jugar un papel secundario, y más tratándose de una formación política En un momento dado son los compañeros, la mayoría de una organización, en función del perfil que se necesite para un determinado puesto, la que toma la decisión de designar a la persona más adecuada. Creo que en ese sentido no soy ni más ni menos que cualquier otro compañero del Consejo de Gobierno.

?¿No le parece que Vicepresidencia ha quedado algo vacía de contenido?

?En el organigrama del Gobierno, la Vicepresidencia no ha sufrido ninguna variación en relación a anteriores legislaturas. El papel de la Vicepresidencia está en los reglamentos y nos podemos remitir a ellos, pero para no hacer un planteamiento demasiado leguleyo, podemos resumirlo diciendo que hay funciones que tienen que ver con dar apoyo a la Presidencia, como, por ejemplo, la coordinación de las distintas áreas de gobierno, y, al mismo tiempo, existen tareas específicas, como la de presidir determinados órganos de coordinación, las comisiones bilaterales Canarias-Estado o las de transferencias, además de las delegaciones que se vayan decidiendo desde la Presidencia. No olvide que Presidencia y Vicepresidencia conforman un mismo área.

? ¿Decidió usted, desde su cargo como consejera de Sanidad, la designación del anterior consejero, Rafael Díaz, como nuevo director de Servicio Canario de Salud?

?Sí. Yo conozco a Rafael Díaz de antes, porque la de Sanidad era una de las comisiones a las que pertenecía en el Congreso de los Diputados, y durante más de tres años hemos mantenido una relación muy estrecha, puesto que siempre hemos coordinado el trabajo del grupo parlamentario en función de la política que desarrollaba el Gobierno de Canarias. Para mí es un lujo poder contar con una persona con los conocimientos que ha adquirido Rafael durante estos años. Además, el hecho de que comparta la consejería de Sanidad con la Vicepresidencia conlleva que el viceconsejero de Sanidad cuente con un peso importante.

¿Sustituta de Adán Martín?

?La elección del anterior vicepresidente, Adán Martín, como candidato a la Presidencia, se basó en el principio de alternancia entre Tenerife y Gran Canaria. Aplicándolo a rajatabla, parece existir la posibilidad de que usted sea la próxima candidata de CC a presidir Canarias.

?No. Mis expectativas, sinceramente, son desempeñar con la máxima responsabilidad, dando todo lo mejor de mi trabajo y de mi tiempo, las obligaciones que me han correspondido. Ésa es la misión que me toca. Yo, al igual que otras personas dentro de CC, trabajo por el día de hoy, y el día de hoy me obliga a mantener el cien por cien de mi atención centrada única y exclusivamente en hacer mi trabajo lo mejor posible. Con esa tarea tengo ocupado el cien por cien de mi tiempo y el cien por cien de mi cabeza.

?Adán Martín ha situado a personas de su equipo en los principales cargos de algunas consejerías. ¿No cree que acumula demasiado poder?

?En primer lugar, resulta obvio que el presidente de un gobierno tiene que ser la persona que ostente el poder, con lo que queda contestada parte de su pregunta. En segundo lugar, yo creo que en las viceconsejerías, las direcciones generales y el resto de los departamentos se mantiene el criterio de que las personas elegidas, con independencia de la isla de la que provengan, asuman el cargo para toda Canarias, y en ese sentido creo que hasta es bueno y saludable que en una misma consejería confluyan compañeros y compañeras con procedencias distintas.

?¿En qué se diferenciará su actuación como vicepresidenta de la de Adán Martín en ese mismo cargo?

?No me parece oportuno hacer comparaciones, porque yo no formé parte del anterior Gobierno. Además, no soy yo quien tiene que hacerlas, y ni siquiera creo que deban hacerse. Lo único que puedo exponerle es el planteamiento de lo que entiendo que debe ser mi trabajo a lo largo de esta legislatura.

?El líder del PP canario, José Manuel Soria, sin formar parte del Gobierno, se ha convertido en un personaje clave, habida cuenta que los populares controlan tres consejerías. ¿Cómo son sus relaciones con él?

?Hemos tenido ocasión de conversar en distintos momentos, e imagino que, desde que empecemos a desarrollar nuestro trabajo, tendremos más ocasiones de hacerlo.

?¿Y las que mantiene con su compañero de partido Román Rodríguez?

?El ámbito de las relaciones personales es el ámbito de las relaciones personales, que es muy distinto del político. Yo sigo manteniendo buenas relaciones con las personas con las que me he relacionado hasta ahora, tanto en el ámbito de los compañeros de partido como en el ámbito de la amistad y en el profesional.

SANIDAD

Un pacto que garantice el futuro

"Las demandas en materia sanitaria son cada vez mayores. Por eso es importante alcanzar un pacto por la sanidad en el que intervengan no sólo los partidos políticos, sino también los agentes sociales, los profesionales y los usuarios". María del Mar Julios entiende que resulta necesario "llegar a un consenso sobre el desarrollo del sistema canario de salud que queremos", con el objetivo de que dicho sistema sea sostenible en el tiempo. Recuerda que los problemas de financiación de los servicios públicos afectan a toda Europa, fundamentalmente dentro del ámbito sanitario, por lo que opina que "igual que se han alcanzado pactos en justicia o seguridad social, es necesario un pacto por la sanidad". Recordó, asimismo, que dicho pacto forma parte del programa político del Gobierno.