Dinero y Trabajo

El Gobierno canario no suprimirá el Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Así lo aseguró, a preguntas de este periódico, su máximo responsable, Adán Martín Menis, de CC, que no obstante se mostró abierto a "ir haciendo matizaciones" para que éste "no grave sobre todo a los que menos tienen". El PP anuncia que pondrá en marcha en septiembre un plan para eliminarlo.
EL DÍA, S/C de Tenerife Compromiso de Rato
27/jul/03 15:55 PM
Edición impresa

El PP pondrá en marcha a partir del próximo mes de septiembre un plan de medidas fiscales que, entre otras cuestiones, contempla la supresión del impuesto de sucesiones en todas las autonomías. Así lo anunció el pasado jueves en rueda de prensa la secretaria de Organización del PP, Ana Mato, tras la reunión que mantuvo el secretario general del partido, Javier Arenas, con los presidentes de las comunidades gobernadas por ese partido.

Pocos días antes de que Ana Mato hiciera estas declaraciones, el presidente del Ejecutivo canario, Adán Martín Menis, de CC, fuerza política que en las Islas ha formalizado un pacto de gobierno con el PP, aseguró, a preguntas de este periódico, que la supresión de este impuesto "no está en el programa de Gobierno. Otra cosa es que maticemos algunas cosas, pero no está en el programa de Goñ-bierno", reiteró. Acto seguido, dejó claro que, en todo caso, CC está abierta a "ir haciendo matizaciones al Impuesto de Sucesiones para que no grave sobre todo a los que menos tienen".

Ana Mato explicó que el próximo otoño se celebrará un "gran debate político con las comunidades en materia fiscal" para elaborar un plan o proyecto fiscal en el que, matizó, "continuaremos con la política de bajar los impuestos a los españoles y que concluirá con la propuesta de supresión del Impuesto de Sucesiones". Esta propuesta, señaló, se presentará a partir de septiembre en todos los parlamentos de las autonomías gobernadas por el PP y, de manera simultánea, en aquellas cámaras regionales dirigidas por otros partidos.

No obstante, Mato reconoció que la supresión del impuesto de sucesiones "es fiscalmente complicada para las comunidades, porque renuncian a ingresos importantes". Ana Mato destacó que el objetivo de la reunión del pasado jueves fue "impulsar el trabajo político a desarrollar a partir de septiembre" con motivo de las sucesivas elecciones, los comicios catalanes, "las probables y deseadas elecciones en Madrid" y las "previsibles" andaluzas, así como los comicios generales de marzo de 2004.

Esta afirmación de Mato contrasta con la del director de Análisis Económicos del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Gregorio Izquierdo, que el pasado miércoles aseguró que la supresión de este tributo, según sus cálculos, "apenas tendrá efectos recaudatorios". La razón, siempre según Izquierdo, es que "en las comunidades con tipos altos, sus habitantes habitualmente buscan fórmulas para eludirlo o buscan residencias en otras autonomías donde no se paga por este concepto o muy poco". Gregorio Izquierdo calificó de "soluciones parciales" las reducciones fiscales emprendidas por algunas comunidades en relación con este impuesto, y no dudó en señalar que, en todo caso, sería conveniente que el Gobierno replanteara la norma estatal, en el sentido de que "el contribuyente que no vea mejorada la fiscalidad en su comunidad no sufra un gravamen excesivo". Izquierdo consideró una "sinrazón" que una persona física pueda llegar a pagar más del 80% por la herencia cuando el beneficiario tiene un gran patrimonio y una relación de parentesco lejana con el fallecido; cuando una sociedad contribuiría con un máximo del 35%, un porcentaje que podría fijarse como tope para este tributo y que, aún así, sería elevado", sostuvo.

El Impuesto de Sucesiones se rige por una Ley estatal, pero está cedido a las autonomías.

El propio vicepresidente señ-gundo y ministro de Economía, Rodrigo Rato, anunció a principios de año que las comunidades autonómas gobernadas por el PP reducirán "de manera progresiva el Impuesto de Sucesiones de padres a hijos hasta llegar a eliminarlo". Eso sí, no puso fecha.

Compromiso de Rato

Esta iniciativa de Rato tiene un firme valedor en el vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, quien en distintas ocasiones y de manera pública, ha dicho que es partidario de la supresión de ese impuesto en el caso de sucesiones de padres a hijos. Ante este escenario, el PSOE, por boca de su secretario de Política Económica, Jordi Sevilla, se apresuró a replicar al PP que la supresión del Impuesto de Sucesiones "va en contra del principio de igualdad de oportunidades. Con el PP los ricos pagan menos impuestos y ahora también lo harán sus hijos", dijo.

El PP gobierna en Baleares, Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla y León, Navarra, La Rioja, Galicia y Cantabria. Y el PSOE en Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Asturias y Aragón. En el caso de Madrid, el PP fue el partido más votado en las elecciones autonómicas de 2003. Pero hay un pacto PSOE-IU para formar gobierno que no se ha materializado por la crisis abierta por dos tránsfugas del PSOE en la Asamblea de Madrid.

En la actualidad, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones "inter- vivos" no existe en el País Vasco y tiene reducciones cercanas al 99% para herederos directos en Navarra y Cantabria, algo que aplicará La Rioja en 2004. Además, no es desatinado decir que hasta ahora, todas las autonomías han venido aplicando diversas bonifaciones y exenciones para el caso de herencias y transmisiones a minusválidos, vivienda habitual y empresas familiares. La particularidad del nuevo modelo que propone el PP, si prospera, es que permitirá regular las reducciones en la base imponible, la tarifa del impuesto, las cuantías y coeficientes del patrimonio preexistente, ampliar el perímetro familiar o establecer deducciones o bonificaciones en la cuota.

Es un hecho que vía Impuesto de Sucesiones se suelen recaudar unos 1.270 millones de euros al año en España, algo que lo sitúa entre los de reducida recaudación. Los últimos datos disponibles en Canarias, reflejan que los ingresos del citado tributo, cedido, ascendieron a 3,4 millones de euros durante el primer trimestre del presente año, frente a los 2,8 millones de idéntico período de 2000. Un incremento del 20,5%, según los datos de la Intervención General de la Consejería de Economía y Hacienda.

Mínimo personal

Hay que destacar que el inspector de servicios del Ministerio de Hacienda Juan Antonio Garde Roca se mostró partidario, en la conferencia que dictó la semana pasada en el marco de la Universidad de Verano de Adeje (Tenerife) de que el Impuesto sobre Sucesiones permita la exención sobre los patrimonios que corresponden a un mínimo personal, pero consideró conveniente que, a partir de determinado nivel de riqueza, se mantenga, ya que palia la situación de desigualdad entre las rentas de trabajo y las de capital".

Los impuestos de patrimonio y de sucesiones son tributaciones complementarias, y lo que se busca con ellos, más allá de su propia recaudación, es conseguir una cierta redistribución de la riqueza, aseguró el ponente del curso "La tendencias actuales en las reformas del IRPF en los países de la OCDE".

Garde Roca indicó que el modelo actual de impuesto, en el que las rentas del trabajo tienen una fiscalización muy superior a otras fuentes de renta como las de ganancias patrimoniales o las de capital, debe replantearse. En este punto, el inspector de Hacienda abogó por apoyar la reducción de las rentas del trabajo. "La idea es, manteniendo la misma recaudación, conseguir una distribución más equitativa entre las rentas del trabajo, las ganancias patrimoniales y las rentas de capital".

La redacción del Reglamento del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, aprobado por Real Decreto 1626/1991, de 8 de noviembre, se modificó en febrero del año pasado para ponerlo en consonancia con la Ley de Derechos y Garantías de los Contribuyentes, que impone a la Administración tributaria el deber de facilitar a los contribuyentes el cumplimiento de sus obligaciones fiscales de la manera "menos gravosa posible siempre que ello no suponga un perjuicio para la Hacienda Pública o el interés y general.

La polémica está servida

Hacienda y la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf) han protagonizado en los últimos días una polémica en torno a este impuesto que, sin lugar a dudas, es anticipo de cuáles serán las posturas que polarizarán el gran debate que el PP ha anunciado que abrirá de manera oficial en septiembre. Mientras el presidente de Aedaf, Antonio Durán-Sindreu, se muestra convencido de que sólo el Gobierno puede suprimir este impuesto, Hacienda dice que las comunidades tienen capacidad normativa para dejarlo a cero . Esta afirmación de Hacienda hizo que Aedaf emitiera un comunicado para advertir de que "se está incurriendo en una confusión importante al equiparar reducción de la base imponible de un impuesto o de otros elementos a la supresión del mismo", porque "reducir a cero un impuesto no es suprimirlo". En su opinión, "es cierto que las autonomías tienen capacidad normativa para dejar a cero este impuesto", pero se cometería una grave vulneración de los principios inspiradores de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (Lofca), al vaciar el impuesto de contenido". En ese sentido, subraya que "si se quiere otorgar la capacidad normativa para eliminar este impuesto a las autonomías, atribución que hoy no tienen, se debe modificar la Lofca". Por su parte, Hacienda defiende que en el artículo 40 de la Ley 21/2001, de 27 de diciembre, se establece que las autonomías tienen capacidad normativa sobre reducciones de la base imponible y tarifa del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, así como sobre la cuantía y los coeficientes del patrimonio preexistente, y también sobre deducciones y bonificaciones en cuota. Luego, si las comunidades quieren, pueden lograr una tributación cero en este impuesto con medidas como el establecimiento de una reducción del 100% de la base imponible. Asimismo, prosigue, pueden aplicar cuantías y coeficientes cero al patrimonio preexistente e, incluso, introducir deducciones o bonificaciones en cuota del 100%, "puesto que el nuevo sistema de financiación se lo permite".