Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Hélène Cattet y Bruno Forzani revitalizan el cine fantástico europeo leer

Centenares de personas asisten al entierro de Sandra Palo

Durante el sepelio, algunos de los asistentes reclamaron al Defensor del Menor de Madrid que se endurezca la normativa actual, aspecto sobre el que, afirmó este último, se deberá empezar a trabajar en septiembre.
EFE, Madrid
28/jul/03 10:14 AM
Edición impresa

EFE, Madrid

Varios centenares de personas asistieron ayer en Getafe al entierro de Sandra Palo, la joven de 22 años que el pasado 17 de mayo fue violada, atropellada repetidamente y quemada viva por un grupo de jóvenes, y durante el cual se vivieron escenas de mucho dolor e indignación entre sus padres, familiares y amigos.

El cortejo fúnebre llegó sobre las 12:10 horas al cementerio Nuestra Señora de la Soledad de Getafe, donde la madre de la joven, María del Mar Bermúdez, y otros familiares, tuvieron que ser atendidos por sanitarios de Cruz Roja tras sufrir ataques de nervios y desvanecimientos.

Uno de los momentos de mayor tensión se produjo cuando el defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, fue increpado por algunos de los presentes que le reclamaban un endurecimiento de la Ley del Menor.

""Vosotros tenéis más poder que nosotros"", le decían a Núñez Morgades, al que aseguraron que ""si esto no cambia dentro de un mes, saldremos a la calle a por ellos, porque usted no sabe lo que cuesta un hijo y son muchos los menores que cometen delitos violentos"".

El defensor del Menor manifestó que el próximo mes de septiembre ""debemos empezar a trabajar todos en profundidad para hacer retoques a la Ley del Menor porque ha perdido la credibilidad de la ciudadanía"".

""Las Cortes, continuó, hicieron una criatura válida pero no tiene recursos suficientes, la han dejado abandonada y hay que intentar que la Ley tenga eficacia, ya que lo que sienten los vecinos de Getafe es el sentimiento de toda España"".

También estuvo presente en el entierro de la joven el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, quien consideró que la Ley del Menor ""es impropia para unos crímenes tan crueles como éste y está divorciada del pueblo"", e instó a los políticos a que ""escuchen el clamor de la ciudadanía que se proyecta en la recogida de firmas y se modifique la Ley para estos casos tan violentos"".

El cuerpo de la joven, que era disminuida psíquica, fue encontrado en la cuneta de la carretera de Toledo (N-401) en el término municipal de Leganés, y, según las pruebas practicadas, fue violada, atropellada repetidamente y quemada viva por sus asesinos. La Policía detuvo a cuatro personas, tres de ellas menores de edad, lo que llevó a familiares y amigos a iniciar una recogida de firmas por toda España para exigir que la Ley del Menor sea reformada.