Internacional

Israel decide liberar a 540 presos palestinos recluidos en sus cárceles

Los detenidos que recuperarán su libertad cumplen los criterios fijados por el Consejo de Ministros y los organismos de seguridad israelíes, que han excluido, en primer término, a los que hubiesen participado en delitos de sangre o hubiesen adiestrado y enviado a suicidas a Israel, entre otros.
EFE, Jerusalén
29/jul/03 18:43 PM
Edición impresa

Las autoridades militares de Israel han recibido la orden de excarcelar a 440 prisioneros palestinos, 220 militantes de las facciones islámicas HAMAS y Yihad, y otros 220 de Al Fatah, quienes recuperarán su libertad en breve.

Otros 100 palestinos, presos por delitos comunes, también han sido incluidos en la lista de los que saldrán en libertad la semana próxima, según informaron ayer lunes fuentes del Gobierno israelí.

La puesta en libertad de los activistas islámicos fue aprobada el domingo en una votación especial del Gabinete Nacional a propuesta del primer ministro Ariel Sharón, tres semanas después de que fueran excluidos expresamente de entre los que serán excarcelados para promover el proceso de paz con los palestinos.

Se supone que la liberación tendrá lugar después de una prevista reunión entre Sharón y el primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Majmud Abas (Abu Mazen).

Voceros de HAMAS y de la Yihad Islámica exigían la liberación de la totalidad de los 6.500 prisioneros palestinos en poder de Israel, "sin discriminarlos" por su filiación política.

El ministro de Información de la ANP, Nabil Amer, recibió con beneplácito el anuncio de la próxima excarcelación de los 540 presos, pero indicó que este es sólo "un primer paso positivo".

Los que recuperarán su libertad cumplen los criterios fijados por el Consejo de Ministros y los organismos de seguridad israelíes, que han excluido, en primer término, a los que hubiesen participado en delitos de sangre o hubiesen adiestrado y enviado a suicidas que se inmolaron en Israel, entre otros.

Estos criterios son rechazados por las facciones de la resistencia contra la ocupación israelí en Cisjordania y Gaza, que hace un mes proclamaron una tregua unilateral de 90 días con Israel esperando obtener así la liberación de los prisioneros.

Detención de activistas

Por otro lado, efectivos de las fuerzas del Ejército israelí detuvieron en la madrugada de ayer a siete activistas palestinos buscados por la Justicia, residentes en la aldea cisjordana de Beit Furik, situada al sur de Naplusa.

Los arrestos fueron practicados tras cuatro semanas de relativa calma en Cisjordania y Gaza, desde que las principales facciones de la resistencia palestina anunciaron el alto al fuego.

A raíz de la tregua, el Ejército israelí cesó sus operaciones a gran escala en las localidades palestinas y los "asesinatos selectivos", pero ha continuado deteniendo a activistas con el argumento de que son acciones "preventivas" para evitar "atentados terroristas".

Según un comunicado del Gobierno israelí, un miembro de las "Brigadas de los Mártires de Al Aqsa" identificado como Isam Faruj reveló, tras ser detenido el jueves pasado en Ramala, que un activista de Al Fatah, Kamal Ghanem, preparaba con la financiación de Irán dos atentados que iban a perpetrar dos muchachas palestinas en discotecas de Tel Aviv y Natania.

Los servicios secretos israelíes (Shin Bet) afirman que Ghanem, de 26 años, se encuentra en las dependencias del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yaser Arafat, en el cuartel de la "Mukata", sede de la Gobernación del distrito de Ramala, donde éste se halla confinado desde hace más de un año y medio por Israel.

Según fuentes del Shin Bet y militares, la información fue proporcionada a los organismos de seguridad palestinos y éstos "no hicieron nada para detener" a Ghanem. Voceros de esos organismos desmintieron haber obtenido esa información.