Islas

Castilla critica la "parálisis" del Cabildo gomero con las basuras

El alcalde de San Sebastián asegura que el "detonante" para que la Corporación insular encontrase una salida al problema de los residuos ha sido la postura adoptada por el Ayuntamiento capitalino.
EL DÍA, S/C de Tenerife
29/jul/03 18:43 PM
Edición impresa

El alcalde de San Sebastián de La Gomera, Ángel Luis Castilla, salió ayer al paso de las críticas recibidas en los últimos días por su decisión de no recoger las basuras de la localidad y aseguró que se ha intentado por parte de otras administraciones, en clara referencia al Cabildo gomero y al Ejecutivo regional, "llevar a ese alcalde a una situación sin salida", ante lo que él considera una "parálisis" de la propia Institución insular.

"Eso ha ocurrido en San Sebastián de La Gomera, pero el intento de jaque mate ha chocado frontalmente con la necesaria asunción de responsabilidades, que tanto el Cabildo de La Gomera, como el Gobierno de Canarias, se han visto obligados a cumplir", aclaró el dirigente local.

Ángel Luis Castilla aseguró que jamás se opuso a la construcción del Complejo Medioambiental El Revolcadero y sólo se limitó a cubrir las demandas del área competente de la UE en relación a unas denuncias presentadas por particulares y colectivos del municipio.

Como consecuencia de esta respuesta, dijo el alcalde, "Bruselas descubrió que existían indicios de vulneración de varias directivas comunitarias por parte del Gobierno de Canarias. Además, la ejecución de las obras del Complejo no se correspondían con el proyecto aprobado, por lo que este Ayuntamiento actuó al amparo de sus competencias y siguiendo el sentido común, decretando la paralización de dichas obras".

Sin dar nombres, Castilla señaló que "algunos" quisieron, tal vez, silenciar el modo de proceder de la Corporación local, "pero no fue así. Y la respuesta fue contundente: apertura de expediente sancionador en la Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente y actuación del Seprona con varias denuncias contra este ayuntamiento por verter en Punta Avalos".

Fue agravante de todo ello que el vertedero se localizara en una Reserva Natural Especial de Puntallana, "pero no esperaban que el Ayuntamiento tuviera acceso al Plan Director de dicho espacio, que reconoce, tolera y condiciona la presencia del vertedero hasta la puesta en marcha de un correcto complejo ambiental en la Isla, tarea que corresponde al Cabildo insular y al Gobierno de Canarias ".

Por otra parte, Castilla criticó que no hubiera disponible un vertedero para depositar los residuos tras la decisión judicial de cerrar los vertederos, por lo que se intentó que "el Ayuntamiento errara en su decisión sobre qué hacer con las basuras de su municipio".

Denunció también que la solución del Cabildo fuera la acumulación en otro vertedero ilegal y que el complejo medioambiental lleve cuatro años construyéndose, situación que exige una explicación a los ciudadanos.

Castilla reprochó que el Cabildo señalara sus competencias, que hubieran significado seguir vertiendo de forma ilegal, "pero entonces la responsabilidad hubiese recaído sobre el Ayuntamiento, trampa que, afortunadamente, hemos podido salvar".