Vivir

720 embriones congelados aguardan en el HUC la reforma de la Ley de Reproducción

José Carlos Alberto, jefe de Ginecología del Universitario y miembro de la Comisión Nacional de Reproducción Humana, asegura que sólo los hospitales y las clínicas con unidades de fecundación "in vitro" conocen la cifra exacta de embriones almacenados, al no existir un censo regional ni nacional.
G.P./EFE, Tenerife
29/jul/03 18:44 PM
Edición impresa

Un total de 720 embriones congelados aguardan en el Hospital Universitario de Canarias (HUC) la reforma de la Ley de Reproducción Humana Asistida, informó ayer a EL DÍA José Carlos Alberto Bethencourt, jefe del Servicio de Ginecología, Obstetricia y Fecundación in Vitro y miembro de la Comisión Nacional de Reproducción, que se reúne esta tarde en Madrid.

Según explicó Alberto, el Ministerio de Sanidad y Consumo convocó desde el pasado viernes, día en el que el Consejo de Ministros inició la tramitación de la reforma de la Ley, a los miembros de la Comisión a una reunión que tendrá lugar hoy, a las cinco y media de la tarde, con el propósito de informarles de los cambios autorizados, entre los que figura la posibilidad de usar con fines científicos las células madre de los embriones congelados sobrantes de procesos de fecundación "in vitro".

Al respecto, el experto en Reproducción Humana señaló que la cifra de embriones congelados en Canarias "la conoce la Consejería de Sanidad, que todos los años nos pide ese dato", y añadió que la ley actual, tal y como está planteada, no obliga a realizar "ningún censo", sino que los hospitales y clínicas privadas con unidades de Reproducción son las únicas que saben la cifra exacta de embriones congelados almacenados. Aclaró que "no existe un censo regional ni nacional", precisamente porque la ley actual no lo contempla, por lo que cuestionó las críticas formuladas por el secretario de Innovación Tecnológica del PSC, Roberto Moreno, quien acusó al Gobierno de Canarias de ignorar el número de embriones existentes en centros púlicos y privados.

Sobre la posibilidad de que muchas parejas con problemas de fertilidad vean reducidas las posibilidades de conseguir un embarazo, al limitarse a tres el número de ovocitos a implantar en la mujer por ciclo, el jefe de Ginecología del HUC declaró que el contenido de la reforma deja "al parecer" un margen de maniobra cuando se plantean más dificultades para la concepción, aunque prefirió esperar a conocer el contenido exacto de la reforma por parte de la ministra de Sanidad, Ana Pastor.

El objetivo del Gobierno central es tramitar en el transcurso de esta legislatura la reforma de la Ley, para introducir cuatro alternativas que den otros usos a los embriones sobrantes. Serán las parejas las que decidirán el fin último de este material, y podrán optar por mantenerlos crioconservados hasta que les sean transferidos, donarlos con fines reproductivos a otras parejas, permitir la descongelación o autorizar su utilización con fines científicos para el desarrollo de investigaciones con células madre.

Reducir los partos múltiples

La ministra de Sanidad, Ana Pastor, afirmó ayer en Santiago de Compostela que la reforma de la Ley de Reproducción Humana Asistida reducirá los riesgos de los partos múltiples. Pastor hizo estas declaraciones tras firmar en la capital gallega dos convenios de colaboración de su departamento con la Consellería de Sanidad en materia de sida e investigación oncológica. La titular del Ministerio, preguntada por la reforma de la citada ley, señaló que todos los países de nuestro entorno están limitando el número de embriones a implantar y recordó que en un reciente congreso se expuso el "llamativo" dato de que España tiene un número importante de partos múltiples. Agregó que esta circunstancia conlleva riesgos para la madre y los hijos, por lo que la tendencia en el mundo científico es la de reducir este tipo de partos. "Es un sentir generalizado de los expertos", recalcó. En cuanto a la reforma en sí, explicó que tiene por objetivo resolver el problema generado por las decenas de miles de embriones que se han ido congelando en España en los últimos años y limitar el número de embriones a implantar. Ana Pastor apuntó que se dará a los progenitores la opción sobre el destino de los embriones congelados, bien para la implantación en la madre, para la donación a otra mujer o para la investigación con las células madre.