Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
Rescatan a cinco marineros de un pesquero que se hundía a 300 millas de Lugo leer

"No hay un TEMOR real"

Eduardo Chinea envió anoche un mensaje de optimismo al anunciar que el problema de las deudas con los futbolistas está controlado. Hoy se cierra el plazo para hacer efectivos los pagos y el club aún deberá hacer frente a las reclamaciones de López, Ania y Álvarez, teniendo que abonar casi un millón y medio de euros, cifra que ya ha logrado recaudar casi en su totalidad.
JORNADA, S/C de Tenerife
31/jul/03 11:44 AM
Edición impresa

Será en el último día, a pocas horas del límite, pero habrá arreglo. El CD Tenerife no va a perder la categoría por razones burocráticas. Las palabras de Eduardo Chinea en la noche de ayer apagan la luz de alarma. Entre otras cosas, el consejero subrayó que "no existe un temor real y podemos estar tranquilos, aunque mañana (por hoy) será verdaderamente el día clave".

La solución al inconveniente del que dependía la supervivencia de la entidad no ha sido sencilla, sobre todo porque tres de los veintiún futbolistas que denunciaron al club inicialmente ante su sindicato por impago han mantenido su reclamación hasta el final.

Por tanto, para evitar cualquier posibilidad de descenso a Segunda División B, a los dirigentes blanquiazules no les quedará más remedio que hacer efectivo el ingreso de las cantidades antes de las 13:00 horas de hoy. Los deportistas que verán incrementadas sus cuentas bancarias este mediodía son Iván Ania, Javi López y Óscar Álvarez, a no ser que, después de consultarlo con la almohada, se arrepientan y acepten el cobro aplazado, posibilidad que casi descartan en el Callejón del Combate.

En resumen, a primera hora de esta mañana los rectores tinerfeñistas se pondrán manos a la obra para depositar en la Liga de Fútbol Profesional, la Asociación de Futbolistas Españoles o el Banco de España (cualquier alternativa sirve) un total de 1.418.388 euros, es decir, el dinero correspondiente a las exigencias de los tres futbolistas citados. El montante es alto, teniendo en cuenta las carencias económicas del club, pero en estos días el presidente Víctor Pérez de Ascanio y otros miembros del consejo de administración han llevado a cabo personalmente las oportunas gestiones para recaudar esta suma. Según fuentes del Tenerife, anoche ya contaban con un noventa por ciento del total.

La fórmula para resolver las denuncias de la manera más directa no reúne sólo los casos de Ania, López y Álvarez. Antes, ya se había llegado a la misma determinación con otros tantos futbolistas que ya no pertenecen al representativo provincial. Nos referimos a Dani Sanz, Sergio Aragoneses y Quico Torres.

Con la amenaza de la pérdida de categoría aparentemente dominada, Eduardo Chinea manifestó anoche que "en este momento hay que esperar a mañana (por hoy), que es el último día de plazo. Todavía tenemos jugadores con los que no se han cerrado los acuerdos y estamos esperando desde el consejo que reflexionen por el bien de todos. Ojalá demuestren su cariño al Tenerife y a nuestra tierra. Mañana (por hoy) nos quedarán cuatro horas, pero no aguardaremos al final del todo, sino que tomaremos las últimas determinaciones antes. El consejo sigue trabajando y estoy convencido de que podemos ser optimistas".

No obstante, recordó que es imprescindible saldar la deuda con López, Ania y Álvarez. De este último jugador, dijo que "me parecía una persona inteligente y un buen chico. No sé que pudo haber pasado. A lo mejor habría que preguntarle a su representante".

Por otra parte, declaró que "había algunos (Dani, Aragoneses y Torres) con los que no nos convenía negociar más, ya que salíamos beneficiados con lo que reclamaban, por lo que hace algún tiempo decidimos depositar el dinero que pedían en la Liga".

Por otra parte, el consejero admitió que "he echado en falta el apoyo de algunas instituciones. Me hubiera gustado un respaldo mayor. Sin embargo, este consejo ha trabajado por sí solo en aras de conseguir lo que era necesario".

Finalmente, Chinea aclaró que el Tenerife no tomará represalias contra los futbolistas más intransigentes y recomendó a la afición que "actúe de una forma tan civilizada como la nuestra".