Vivir

Aprobada por unanimidad la Orden de Protección a las víctimas de maltrato

La ley entrará en vigor en un plazo máximo de siete días, aunque algunas medidas penales no podrán ser aplicadas por los jueces hasta que se aprueben las reformas del CódigoPenal y de la prisión provisional. Varias diputadas advirtieron de que "no es la panacea" para acabar con el problema.
EFE, Madrid
31/jul/03 18:47 PM
Edición impresa

El Congreso aprobó ayer por unanimidad la proposición de ley que regula la Orden de Protección de Víctimas de la Violencia Doméstica, que entrará en vigor en un plazo máximo de siete días, aunque los jueces no podrán aplicar todas las medidas penales que prevé hasta aprobarse las reformas del Código Penal y de la prisión provisional.

Por 272 votos a favor, el Pleno extraordinario convocado con este único punto del día dio luz verde al nuevo mecanismo legal para asegurar una protección eficaz, coordinada y rápida a las víctimas de maltrato, tanto en los ámbitos penal como civil, y cuya entrada en vigor será un día después de su publicación en el BOE.

Durante su intervención en el Pleno, el ministro de Justicia, José María Michavila, pidió a los grupos parlamentarios que el consenso alcanzado en la Orden de Protección se renueve en las próximas reformas del Código Penal y de la reforma de la prisión provisional, que ya han iniciado su tramitación en el Parlamento.

Hasta la aprobación definitiva de esas reformas, el juez no podrá aplicar algunas de las medidas penales contempladas en la Orden, como dictar ingreso en prisión si hay un quebrantamiento del alejamiento por parte del agresor o que la primera lesión producida en el ámbito doméstico tenga consideración de delito.

El diputado del Grupo Mixto (BNG) Carlos Aymerich adelantó que el apoyo de su partido a la Orden de Protección no le compromete a hacerlo en la reforma del Código Penal y de la prisión provisional, y señaló que sólo algunos aspectos concretos lo obtendrán.

La diputada del PNV, Margarita Uría, mostró su disgusto por la "trifulca política" entre el PP y PSOE en el tramo final de la tramitación de la Orden. Uría advirtió de que la nueva figura procesal no "es la panacea" para erradicar esta violencia, que en lo va de año ha quitado la vida a al menos 43 mujeres.

La diputada de IU Marisa Castroo, alertó de que "hemos vendido a las mujeres que iban a estar seguras al día siguiente de la entrada en vigor de la Orden y esa no es la realidad", aunque "conseguirá algunas cosas importantes, ya que les permitirá atreverse a denunciar y salir del infierno y del terror cotidiano".

Según la diputada socialista Micaela Navarro, si no existe una suficiente dotación financiera la Orden será una puerta al precipicio en vez de a la esperanza, y pidió que todos los ministerios implicados contemplen partidas para este fin en los próximos Presupuestos Generales del Estado.

Tras recordar que desde 1999 han muerto más de 300 mujeres por violencia doméstica, advirtió de que la Orden no es una "varita mágica, que nadie entienda que a partir de ahora las mujeres van a estar absolutamente protegidas".

La diputada de CiU Mercé Pigem subrayó que "cuando estas novedades legales vean la luz podremos decir que hemos dado un vuelco importante" a la respuesta del ordenamiento jurídico hacia las víctima de violencia doméstica, mientras que la popular María Jesús Sainz lamentó la polémica por la no inclusión de la Orden en un Pleno anterior.