Actualidad

La Guardia Civil halla los cuerpos de 10 inmigrantes y detiene a 221

Desde la madrugada del jueves han llegado a las costas de Fuerteventura nueve pateras, de las que dos naufragaron a pocos kilómetros de la costa. Las labores de búsqueda permitieron la localización ayer de diez cadáveres, mientras otros quince inmigrantes permanecen desaparecidos.
EFE, Las Palmas
2/ago/03 14:13 PM
Edición impresa

Nueve pateras han llegado a Canarias en los dos últimos días, de las que dos han naufragado produciendo la muerte de diez inmigrantes y la desaparición de otros quince, a los que hay que sumar 221 detenidos, entre ellos al menos cuatro patrones.

En lo que va de año han fallecido 40 inmigrantes y 30 han desaparecido en aguas de las Islas, mientras 46 pudieron ser rescatados con vida, según datos de la Delegación del Gobierno canario.

El 112 recibió pasadas las tres de la madrugada del jueves una llamada de auxilio de un inmigrante que viajaba en una patera porque se encontraba a la deriva a varias millas de Fuerteventura.

La Guardia Civil y una embarcación de Salvamento Marítimo partieron en su búsqueda y sobre las 06:30 horas la localizaron a 6 millas de Pájara.

Los tripulantes de la embarcación iniciaron las labores de rescate de sus ocupantes, pero en ese momento la barquilla volcó y los inmigrantes cayeron al agua debido al mal estado del mar, al fuerte oleaje, y a que la embarcación navegaba con exceso de personas.

Trece inmigrantes pudieron ser rescatados, nueve de ellos subsaharianos y cuatro magrebíes, mientras un dispositivo de emergencia inició el rastreo de la zona para tratar de encontrar los otros quince, que, tras dos días de búsqueda, permanecen desaparecidos.

La Guardia Civil interceptó además otras dos pateras cuando trataban de alcanzar la costa de Fuerteventura, la primera de ellas localizada sobre las 22:00 horas a 1,5 millas de la zona de Pozo Negro, en Antigua, con 25 inmigrantes irregulares a bordo.

Horas después fue interceptada otra embarcación a una milla de distancia de El Faro de la Entallada con 26 ocupantes, 22 de ellos subsaharianos y cuatro marroquíes.

En la madrugada de ayer se aproximaron a Canarias otras cinco embarcaciones, pero una de ellas encalló antes de alcanzar Fuerteventura por encontrarse en una zona rocosa y con peligrosos acantilados.

Los 28 ocupantes se tiraron al mar, pero diez de ellos no lograron llegar a tierra y sus compañeros declararon desconocer su paradero.

A las 09:30 de la mañana del viernes un pescador alertó del avistamiento de varios cadáveres y horas después el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) concluyó la localización y rescate de los 10 cuerpos, trasladados a la isla por el helicóptero Helimer Canarias.

Las otras cuatro pateras, una de ellas llegada a Lanzarote, sumaron un total de 107 detenidos, entre ellos tres patrones.

La Guardia Civil interceptó a mediodía de ayer otra patera en la costa del municipio de Tuineje, al sur de Fuerteventura, en la que viajaban un total de 31 inmigrantes y un patrón marroquí, que fueron detenidos una vez en tierra.

Esta última barquilla fue localizada por la patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, cuyos efectivos comprobaron que navegaba con exceso de ocupantes, al transportar a 31 inmigrantes irregulares, 21 varones adultos, -de ellos 20 subsaharianos y uno marroquí-; seis mujeres subsaharianas embarazadas, y dos mujeres también subsaharianas acompañadas por sus respectivos bebés.

A estos 31 inmigrantes se suma el patrón, de origen marroquí, agregaron las mismas fuentes.

Pateras más inestables

Las mafias dedicadas al tráfico de personas han modificado la estructura de las pateras para lograr mayor rapidez y una travesía más corta, pero las embarcaciones son ahora aún menos estables. Así lo explicó ayer el viceconsejero de Asuntos Sociales e Inmigración de Canarias, Benito Codina, quien agregó que los cambios realizados en la altura de la borda y en la quilla hace que la embarcación tenga menos rozamiento con el agua y sea más rápida. Sin embargo, este cambio hace que el centro de gravedad de las pateras esté más alto y "cualquier embate hace que vuelquen". Codina, quien dijo que estas modificaciones se han producido en los últimos meses, aseguró que la normativa española no permitirían a estas embarcaciones navegar ni dentro de los puertos. El viceconsejero explicó que la mayor inestabilidad de las pateras se suma a la proximidad de la temporada de aguas calmas en Canarias, lo que hace prever el incremento de llegada de pateras procedentes de África.