Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Tres nuevas líneas de guaguas mejoran la conectividad de los aeropuertos de Tenerife leer

Las piscinas cubiertas de Añaza, un proyectyo nacido del cariño a un barrio

Felipe Hodgson Ravina, arquitecto responsable de la obra que está a punto de iniciarse, plantea esta infraestructura como una construcción unida de forma absoluta a un entorno peculiar. El autor quiere de esta manera entregar a los vecinos del lugar un recurso ""con el que cada día ganen en dignidad"".
EL DÍA, S/C de Tenerife
2/ago/03 18:49 PM
Edición impresa

El proyecto del arquitecto Felipe Hodgson Ravina para la construcción de la piscina cubierta en Añaza será muy pronto una realidad en el barrio. A Felipe Hodgson se le nota muy ilusionado con esta iniciativa, en la que ha contado con la colaboración de un colega, Miguel Gómez Gómez.

El complejo contará, en realidad, con dos piscinas, una olímpica de 25 metros con seis calles; la otra, más pequeña, para niños o de uso terapéutico. Zonas ajardinadas y de ocio completarán el entorno de esta parcela, la C-36 del polígono, ubicada junto a la oficina de Correos del barrio y que cuenta con una superficie construida de 4.311, 20 metros cuadrados, 1.820 para el sótano y 2.490 en la planta baja.

En la obra dominan dos conceptos: el espacio y la luz. El autor ha insisitido, y así se recoge en la memoria, que ""la zona de ubicación la hace esencial para dignificar al ciudadano, una población de casi 10.000 habitantes, con un amplio grupo de edad entre 0 y 16 años"".

El conjunto de las instalaciones se entiende como una unidad paisajística que abarca no sólo la natación propiamente dicha, sino otras vertientes: la lúdica y de diversión, la pedagógica o la de la enseñanza del deporte en sí misma.

Hay otros aspectos relacionados con el uso de las piscinas como son los cursos de perfeccionamiento, o el entrenamiento y la competición. Por último, pero no menos importante, está la vertiente terapéutica, con especial incidencia en la tercera edad y la rehabilitación.

Estos factores han cristalizado en una instalación en la que destacan tres premisas fundamentales en cuanto al diseño: claridad de funcionamiento y mantenimiento; economía de rentabilidad y de utilización, y polivalencia funcional.

Para la cubierta se ofrecen dos soluciones: una para el recinto de las piscinas, ligera y permeable, y otra para el resto de la edificación.

La relación con el medio exterior, el predominio de la visión hacia afuera y un alto índice de iluminación natural son prioritarios.

Además de las piscinas, la instalación contará con vestuarios, masculinos y femeninos, tanto individuales como colectivos; zona de espera para los acompañantes, habitaciones específicas para vigilantes o monitores, almacén y una enfermería.

La instalación tiene dos partes diferenciadas, para el uso o no del calzado, y en el tránsito al agua las duchas son obligadas.

La techumbre del edificio principal estará formada por un sistema de cubierta plana invertida, formada por una capa de hormigón aligerado de cemento y picón.

La de la piscina se realizará con chapa y un panel termochip, compuesto por tablero aglomerado hidrófugo, aislamiento y remate.

Toda la carpintería exterior será de aluminio anodizado en su color y la interior de madera.

La primera piedra

La oferta presentada por la empresa Dragados ganó el concurso para construir la piscina cubierta de Añaza, según las bases del proyecto elaborado por Felipe Hodgson (foto). La propuesta, que será definitiva una vez la ratifique el próximo Consejo de Urbanismo, alcanza un presupuesto de algo más de 2.200.000 euros y el plazo de ejecución de los trabajos se estima en diez meses, parámetros algo inferiores a la previsión del ayuntamiento. La gente del barrio, aglutinada en la asociación 8 de marzo, espera que las obras comiencen lo más pronto posible y que, a través del acuerdo previo, sean contratados vecinos de Añaza, tanto para realizar os trabajos, como en calidad de personal de la instalación. El plazo de finales de 2004 es el que se baraja.como más probable para concluir la obra.