Vivir
DEBATE

Animales domésticos y vacaciones

Los expertos dicen que tener un animal en casa es todo un lujo: hay que vacunarlo, identificarlo, mantenerlo y si llegan las vacaciones no siempre es fácil "prestarlo". Ante esta realidad, la salida más fácil suele ser el abandono, un hecho que se produce a diario y se incrementa en verano.
3/ago/03 18:51 PM
Edición impresa

Tener un animal en el hogar es una decisión donde la responsabilidad es la premisa, además el de una adecuada información y compromiso respecto a sus cuidados y mantenimiento.

A pesar de la creencia de que el verano es la época donde más animales son abandonados por sus propietarios, los datos de las protectoras nos orientan hacia otra interpretación, ya que ésta es una pauta que se mantiene durante todo el año. No obstante, en el momento de salir de viaje o dirigirse a los lugares de vacaciones, por la cantidad de inconvenientes que se le presentan a las personas que no han sabido medir el grado de sacrificio que implica tener un animal de compañía, se produce "la primera criba" de aquellos ejemplares que se adquirieron en Navidad y que ahora son los cachorros que deambulan por las calles.

Los invitados al debate de EL DÍA coincidieron en señalar que los cambios que ha experimentado la sociedad son los que han motivado este comportamiento, pues en las Islas "hace años, nadie abandonaba nada", indicó Wladimiro Rodríguez Brito, consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife, quien además recordó que "cuando éramos pobres se aprovechaba todo y había una cultura de la supervivencia en la que no se daban estos casos". A su juicio, los animales "eran útiles para las personas, y no un artículo de lujo, que es como se los considera actualmente".

Rodríguez Brito dijo que estamos inmersos en la cultura consumista y del dinero, donde un perro o cualquier otro animal "se regala y, cuando nos viene mal y nos percatamos de que necesita una atención que nos complica la vida, nos desprendemos de él".

Añadió, como otro aspecto convertido y preocupante, la adquisición de especies exóticas, "por esa necesidad del coleccionista de tener algo que no poseen los demás". Por ello, consideró que "es una consecuencia más de una sociedad que no ha avanzado, y por eso se produce el abandono con unas características que no se daban hace años".

Rafael Yanes, portavoz del Grupo Socialista en el Cabildo tinerfeño, explicó que la realidad que se presenta con los animales que son abandonados a su suerte deriva de la ausencia de educación, pues "echamos en falta campañas con más rentabilidad social".

En este sentido, apuntó que se hace necesario que "el nuevo papel que juegan los animales en la sociedad se asuma desde la responsabilidad, principalmente partiendo de los niños".

Yahaira Thovar, presidenta de Adepac, comentó que actualmente hay muchos más perros que hace dos décadas, lo que se refleja en el número de abandonos. "Incluso en los albergues se están recibiendo ejemplares de razas nórdicas que sufren muchísimo porque las temperaturas de Canarias no son las adecuadas para ellos".

"Hay una interpretación errónea de las obligaciones del propietario del animal, pues esta responsabilidad se debe asumir hasta su muerte, ya que desprenderse de él no es una segunda oportunidad". Thovar abogó por endurecer la legislación para aquéllos que se desprendan de sus mascotas y advirtió de que "las administraciones y las protectoras no están obligadas a recogerlos", pues "hay gente que no es consciente de que no existe suficiente presupuesto para asumir las consecuencias del abandono de un animal sobre el que no se supo valorar la responsabilidad que representaba".

En cuanto a las campañas de información, destacó que es fundamental que se continúe con la del control de natalidad que ha puesto en marcha el Cabildo en colaboración con el Colegio de Veterinarios, "ya que en un solo año se ha intervenido a 1.665 hembras, que representan una disminución de 30.214 perros y gatos sin control".

Además, la presidenta de Adepac reclamó la implicación de los ayuntamientos para la elaboración de los censos municipales, "asumiendo sus competencias sin la excusa de que no disponen de partidas para esta materia".

El presidente del Colegio de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife, Jorge de Miguel, subrayó que los profesionales "no queremos que haya más perros o gatos, sino que tengan bienestar. En la actualidad es excesiva la población de animales y en verano se produce uno de los picos de abandonos, aunque ésta es una actitud que se mantiene durante todo el año".

De Miguel apuntó que las campañas de concienciación son fundamentales, pues los futuros propietarios "antes de adquirir un perro o un gato se lo tienen que pensar muy bien, porque es una responsabilidad para toda la vida". Añadió que con el abandono se está infringiendo la ley "y las administraciones lo deberían perseguir con todas su consecuencias y, a la vez, fomentar la identificación de los animales", pues representan un riesgo, ya que provocan accidentes y otro tipo de problemas "y es muy difícil establecer la responsabilidad".

De Miguel manifestó que "los niños y los adolescentes son sectores de la población a los que hay que concienciar de una forma especial, principalmente sobre las especies exóticas y las potencialmente peligrosas, que se han establecido por modas". Dijo que es imprescindible que sepan cuáles son las consecuencias si se sueltan en el medio ambiente, "ya que es importante cortar el capricho del niño que quiere una iguana, una serpiente o cualquier otro animal que no va a estar un su hábitat". Recordó el efecto negativo que surgió a raíz de la ley que regula la tenencia de animales potencialmente peligrosos, que por la presión social redundó en un incremento de abandonos "con el consiguiente riego social".

Un censo aproximado

En Tenerife están identificados en la actualidad alrededor de 80.000 perros mediante chips homologados, de un censo de más de 100.000, un aspecto que tiene "un cariz social, ya que en este territorio se tiene una conciencia más débil hacia los animales que en el centro de Europa", comentó Rodríguez Brito.

Sólo Adepac ha logrado que unos 1.000 perros encontraran personas dispuestas a adoptarlos en Alemania y Austria, "con un coste de traslado por animal de 300 ó 400 euros, que asume la Federación de Protectoras alemana", comentó Thovar, quien añadió que "ésta no es la solución, porque los trapos sucios lo tenemos aquí y los debemos lavar en casa". La labor de las protectoras fue calificada por Rodríguez Brito como "un servicio sanitario y de seguridad", a la vez que advirtió que las administraciones públicas "no lo pueden resolver todo y que la inversión en esta materia será cada vez más limitada".

DEBATE