Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Borrell denuncia que un diputado de ERC le ha escupido en el hemiciclo leer

Iván Rodríguez Ramallo y Julián Martínez no fallaron en los Campeonatos de España

El vallista logró el título nacional en los 400 metros y el velocista fue segundo en los 200 metros. Dos títulos y un subcampeonato para los atletas tinerfeños en tierras jerezanas. La victoria de Higuero, en los 1.500, sobre Reyes Estévez fue de lo más emocionante en la jornada ayer en el estadio de Chapín,
EFE, Jerez de la Frontera
4/ago/03 11:45 AM
Edición impresa

Alozie, sorprendida

El atletismo tinerfeño volvió a demostrar en los Campeonatos de España, disputados este fin de semana en jerez de la Frontera, que está al más ato nivel. Al título nacional logrado el pasado sábado por el discóbolo tinerfeño Mario Pestano, hay que sumarle el conseguido ayer por el realejero Iván Rodríguez Ramallo, en los 400 metros vallas, con un tiempo de 49.39 y superando en la final a José María Romera (50.33) e Iñigo Monreal (50.74), aunque también hay que destacar la actuación del velocista Julián Martínez, que consiguió la segunda plaza en los 200 metros libres. El deportista tinerfeño que invirtió un tiempo de 21.37 no pudo batir a Jordi Mayoral (21.16).

Los dos atletas, ambos del CajaCanarias,. cumplieron con los pronósticos y, una vez más, situaron el nombre de Tenerife en lo más alto del atletismo nacional.

Mientras, el burgalés Juan Carlos Higuero derrotó en un sprint de 250 metros al favorito Reyes Estévez en la final de 1.500 metros, la cota más alta de emoción en los 83 Campeonatos de España de atletismo, disputados en el estadio Chapín bajo un intenso calor.

La jornada de clausura registró, además, la sorprendente victoria de Aliuska López sobre Glory Alozie en 100 metros vallas y una gran marca, la mejor de su vida, de David Canal en 400 metros (45.01), todavía a seis centésimas del récord nacional.

La final de 1.500 estaba planteada como un mano a mano entre Estévez e Higuero, los españoles más rápidos del año con marcas respectivas de 3:32.86 y 3:34.19 y ambos con dos títulos nacionales. El burgalés partía como campeón. El barcelonés no ganaba el título desde su gran año, 1998.

El sábado, en semifinales, Estévez enseñó a sus rivales el formidable cambio que le dio la corona europea en 1998, y él mismo sospecha que ahí se dejó el título: malgastó unas fuerzas que ayer le faltaron en los últimos 50 metros. La carrera discurrió al ritmo que marcó Andrés Díaz y sólo se rompió con el ataque seco de Estévez a 250 metros de la llegada. Higuero acertó a colarse por dentro y salió en persecución del barcelonés sin darse nunca por vencido.

Las piernas de Estévez empezaron a moverse con pesadez a la salida de la última curva, al tiempo que Higuero alimentaba sus esperanzas con cada metro que recuperaba. El burgalés venció en 3:39.71 y por detrás Roberto Parra arrebató el segundo puesto a Estévez, que ya se había ido de la carrera. Los tres representarán a España en los Mundiales de París.

Natalia Rodríguez venció con autoridad en los 1.500 femeninos, pese a haber hecho todo el gasto. Nuria Fernández y Zulema Fuentes-Pila no terminaron de dar alcance a la atleta tarraconense, que se deslizaba sobre la pista antes de ganar en 4:09.63.

Aliuska López, prima hermana del cubano Iván Pedroso, protagonizó la gran sorpresa de los campeonatos al derrotar en la final de 100 metros vallas a la subcampeona olímpica y plusmarquista española, Glory Alozie, con un tiempo de 12.90, tres centésimas por debajo de la ex nigeriana.

El sector de vallas altas disfruta, por tanto, en España de buena salud con la rivalidad entre estas dos atletas de raza negra nacidas fuera de España e instaladas en la península desde hace varios años.

David Canal ganó con la mejor marca de su vida (45.01) su sexto título de 400 metros. Adelanta en la lista de campeones nacionales a Heras y a Cornet, que tenían cinco, aunque no arrebata a éste último el récord de España (44.96), que tiene ya 14 años de vida.

El barcelonés partió muy rápido y la presión, cinco metros por detrás, de Salvador Rodríguez le obligó a no aflojar el ritmo hasta la meta, donde el cronómetro le reservaba una gran alegría.

En 800, Antonio Reina encontró más oposición de la esperada en su paisano Manuel Olmedo, que no dio su brazo a torcer hasta bien entrada la recta de meta.

Reina logró su tercer título consecutivo con una marca de 1:46.87 después de haber pasado los 400 en 53.76 y los tres primeros, andaluces todos, subieron al podio.

España, el mejor en 5.000

Cerró la sucesión de triunfos en carreras el madrileño Jesús España, el hombre que sucede a su paisano Alberto García como campeón de España de 5.000 metros con un tiempo de 13:34.60. España batió en el sprint a Carles Castillejo y a Miguel Ángel Penas, mientras que Juan Carlos de la Ossa, que marcó el ritmo a la prueba hasta el último kilómetro, terminó quinto, prácticamente descartado para los Mundiales. En longitud, Conchi Montaner se impuso con un mejor salto de 6,35 en su quinto intento, una marca que no le permite acudir a París con demasiada confianza. Berta Castells logró con un tiro de 64,25 metros, el mejor en las 83 ediciones de los campeonatos, su primer título nacional absoluto de martillo, tras ganar el bronce en los Europeo