Tenerife Sur

El Cabildo finaliza la recuperación del paraje natural de Montaña Amarilla

El consejero insular de Medio Ambiente comenta que los trabajos realizados en este espacio costero han consistido en la mejora de senderos y del vallado perimetral para evitar la entrada de vehículos y el depósito de escombros, así como para permitir la regeneración de la cubierta vegetal.
EL DÍA, San Miguel
4/ago/03 19:40 PM
Edición impresa

El Cabildo de Tenerife ha finalizado los trabajos de restauración del espacio en el que se encuentra el monumento natural de Montaña Amarilla, paraje ubicado en las cercanías de la costa, para lo que se destinó una inversión superior a los 601.000 euros.

El consejero insular de Medio Ambiente, Wladimiro Rodríguez Brito, resalta que ""este espacio posee una serie de singularidades que eran preciso proteger, tanto en el aspecto morfológico como en el relacionado con la flora"".

En este sentido, el titular de dicho departamento comenta que la actuación llevada a cabo en este entorno ha consistido en la recuperación y creación de senderos, vallado perimetral del paraje para evitar el depósito de escombros y la circulación de vehículos, así como la regeneración de la cubierta vegetal, entre otras labores que potencien su conservación.

Expresa que la zona ""contiene una interesante formación volcánica y constituye el hábitat del tabaibal dulce y, fundamentalmente, de la piña de mar, especie amenazada cuya población se ha visto mermada por la extracción de áridos"".

Superficie

El espacio natural ocupa una superficie de 27,6 hectáreas y cuenta también entre sus valores principales con la presencia de una duna fósil y un cono freatomagmático.

Desde la Corporación insular se destacó, en su momento, que su conservación ha sufrido drásticas alteraciones a lo largo del tiempo, debido ""a que en la década de los 70 se llevó a cabo una intensa actividad extractiva, lo que motivó un tráfico constante de material pesado que provocó numerosos problemas de diversa índole"".

En cualquier caso, antes de la actuación emprendida por el Cabildo aún existían pequeñas áreas bien conservadas en las que se producía una lenta recuperación de la cubierta vegetal.

Asimismo, ese proceso se veía alterado, en buena medida, por la constante presencia de personas y el vertido de escombros y otros residuos sólidos por parte de desaprensivos, ""lo que provocaba que los efectos nocivos sobre el espacio se acrecentaran, de ahí que se tuviera que actuar lo más rápido que fuera posible"".

El consejero también resaltó que no es la única mejora que se está realizando en la comarca, ya que en la actualidad se desarrollan labores en la zona de Barranco del Infierno, en Adeje.