Internacional

Las fuerzas de paz internacionales ya están en la capital de Liberia

Este primer destacamento, formado por unos 750 soldados nigerianos, será reforzado próximamente hasta alcanzar la cifra de 3.250 efectivos. El despliegue de la CEDEAO se produce tras el anuncio de dimisión realizado el pasado sábado por el presidente de Liberia, Charles Taylor.
EFE, Freetown
5/ago/03 18:52 PM
Edición impresa

Una avanzadilla del contingente militar de pacificación africano llegó ayer, lunes, a Monrovia, capital de Liberia, tras los intensos enfrentamientos entre fuerzas gubernamentales y rebeldes registrados en los últimos días, informaron emisoras de radio locales.

Este primer destacamento, formado por unos 750 soldados nigerianos, será reforzado próximamente hasta alcanzar la cifra de 3.250 efectivos, bajo mandato de la Comunidad Económica de Estados de África del Oeste (SEDERO).

El despliegue de la SEDERO se produce tras el anuncio de dimisión realizado el pasado sábado por el presidente de Liberia, Charles Taylor.

El abandono del poder del líder liberiano es el requisito imprescindible del plan de paz acordado en Accra, capital de Ghana, el pasado viernes por los líderes de los 14 países que forman la CEDEAO, a cuya reunión asistieron representantes de la ONU y de Estados Unidos, que aprobaron la iniciativa.

El documento de Accra estipula también la necesidad de que Taylor abandone el país y acepte una oferta de exilio de Nigeria, aunque fuentes próximas a la presidencia aseguran que no dejará Liberia hasta que sean retirados los cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad que pesan sobre él.

El Tribunal Especial de Sierra Leona, respaldado por la ONU, acusó el pasado junio a Taylor de crímenes de guerra y contra la humanidad por su supuesta participación en la guerra civil sierraleonesa a favor de los rebeldes del Frente Revolucionario Unido (FRU).

El mandatario liberiano recibió a cambio de ese apoyo acceso a los diamantes extraídos en las áreas del norte de Sierra Leona bajo el control del FRU, grupo rebelde que se caracterizó en los diez años de guerra civil por su barbarie contra la población civil, con mutilaciones de miles de personas, a las que cortó brazos, piernas, orejas y labios, por "simpatizar" con el Gobierno.

Se desconoce si las autoridades nigerianas, en el caso del exilio de Taylor a ese país, autorizarán su extradición a Sierra Leona para ser juzgado por el Tribunal Especial, petición que será hecha por el fiscal acusador

En unas declaraciones realizadas ayer, Jordi Raich, representante de la Cruz Roja Internacional (CRI) en Monrovia, dijo que a pesar de la llegada a la capital de los primeros efectivos de la CEDEAO, "la situación por el momento no ha cambiado y los rebeldes no se retirarán de sus posiciones".

Raich explicó que "parece ser que dos helicópteros con soldados de la fuerza internacional aterrizaron en el aeropuerto de Monrovia, aunque de momento todavía no ha empezado el despliegue en la capital".

El representante de la CRI anunció también que la próxima semana dos aviones llegarán desde Suiza y Kenia a Liberia con alimentos y material médico para la población civil del país.

Las agencias humanitarias que se encuentran en la zona afectada por el conflicto se preparan para el envío y reparto de alimentos, medicinas y artículos de primera necesidad, además de agua potable, para los más de 200.000 monrovianos, de una población de 1,5 millones, desplazados tras huir del fuego cruzado y que carecen de lo más mínimo para sobrevivir.

Taylor asumió el gobierno al triunfar en las elecciones de 1997 que se celebraron tras una larga guerra civil lanzada siete años antes por su Frente Patriótico Nacional de Liberia (FPNL).

En el conflicto armado murieron más de 200.000 personas, centenares de miles huyeron a los Estados vecinos y el país, entonces uno de los más prósperos del oeste de África, quedó arruinado.