Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El abogado del 'rey del cachopo' dice que se declara "inocente" leer

Las mafias trasladan asiáticos a las Islas al aumentar el control en Melilla

Los golpes asestados por la Guardia Civil en el último año a las redes mafiosas que transportan inmigrantes asiáticos a Ceuta y Melilla han alentado a estas redes a buscar rutas alternativas, como la llegada a las Islas en pateras. Con el grupo detenido el domingo, suman tres en lo que va de año.
EFE, Melilla
5/ago/03 18:53 PM
Edición impresa

Los golpes que la Guardia Civil asestó en Melilla en 2002 y 2003 a las redes de inmigración que traficaban con asiáticos han hecho que éstas busquen rutas alternativas para introducir a sus clientes ilegalmente en España, y entre ellas están las pateras con destino a las Islas Canarias.

Hasta hace unos meses, Ceuta y Melilla eran los únicos puntos de entrada a España de los inmigrantes procedentes de la India, pero después de desarticular tres organizaciones en Melilla, en lo que va de año ya se han interceptado tres grupos de asiáticos en Canarias, lo que significa que "las redes han empezado a buscar otros caminos", explicó ayer un portavoz de la Delegación del Gobierno melillense.

Anteayer, la Guardia Civil detuvo en Fuerteventura a 19 indios y dos afganos que llegaron a bordo de una patera, el grupo más numeroso interceptado hasta el momento en las Islas.

Según el portavoz de dicha institución, aunque la mayoría de los indios declaran que han hecho el viaje por tierra, se ha constatado que "más habitualmente son trasladados vía aérea hasta Marruecos, normalmente a Rabat, y desde allí la distancia es similar en patera hasta Canarias que en vehículo a Melilla".

La inmigración clandestina asiática comenzó en Melilla en 2000, cuando se comprobó que las mafias sustituyeron por motivos económicos a buena parte de sus clientes centroafricanos por otros de origen asiático, entre los que se hallan indios, bangladeshíes, paquistaníes, iraquíes y filipinos.

En esas fechas, antes de la aprobación de la nueva Ley de Extranjería, los inmigrantes que llegaban a Ceuta y Melilla se veían favorecidos por el trato especial que dispensaba el Ministerio de Interior a ambas ciudades para evitar el colapso de sus albergues, de forma que la mayoría era trasladada a la Península con permiso de residencia y trabajo por un año.

Una de las operaciones más importantes registrada en Melilla contra este sector fue el pasado 11 de noviembre, cuando la Guardia Civil detuvo a tres marroquíes y un francés como presuntos responsables de introducir clandestinamente en la ciudad española desde Marruecos a inmigrantes asiáticos que eran ocultados en vehículos para entrar por los pasos fronterizos o trasladados en pequeñas embarcaciones que desembarcaban en la costa melillense.

Esta organización disponía de un piso donde ocultaba a los inmigrantes hasta que se presentaban totalmente indocumentados ante la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, requisito previo para acceder al CETI. Poco después, el 29 de noviembre, el instituto armado desarticuló una red internacional que organizaba los viajes desde Asia y Europa por un montante de 12.000 euros por persona y a la que se consideró responsable de la introducción clandestina en Melilla y Ceuta del 80 por ciento de los inmigrantes asiáticos.