Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Primeros trámites para la licitación del carril Bus-VAO y el tercer carril de la TF-5 leer

Las playas de la provincia donde murieron cinco bañistas en julio carecen de vigilancia

Menos de una docena de puntos del litoral disponen de puestos de salvamento localizados en los municipios de Puerto de la Cruz, Los Realejos, La Laguna, Santa Cruz, Adeje y Los Llanos de Aridane, pese a existir una directa correlación entre la falta de este servicio y los ahogamientos.
GLADYS PAGÉS, Tenerife
6/ago/03 18:55 PM
Edición impresa

Las playas de Tenerife y La Palma donde se ahogaron en julio cinco bañistas carecen de socorristas o sus puestos de vigilancia no están operativos, según informó a EL DÍA el responsable provincial de Salvamento Marítimo de la asamblea provincial de Cruz Roja Española, Fernando Delgado, quien calculó que durante el mismo mes del año pasado se registró un total de dos ahogamientos en la costa de la provincia, datos que reflejan un significativo incremento en el número de fallecimientos por esta causa.

Según los datos ofrecidos por el miembro de la ONG, los cinco sucesos ocurrieron en las playas de El Mojón, en Arona; La Arena, en Santiago del Teide; La Tejita y El Médano, en Granadilla de Abona, y en playa Nogales, en el municipio palmero de Fuencaliente, mientras que en El Hornillo, en la villa de Candelaria, fue necesaria la intervención de un helicóptero del GIE y de un agente de la Policía Local para el rescate de dos personas cuyas vidas corrían peligro.

Las malas condiciones del mar por el soplo intenso de los vientos Alisios durante ese mes, las imprudencias y el desconocimiento de las playas y sus corrientes fueron las causas directas de estos ahogamientos, como el ocurrido en playa de La Arena, cuya víctima fue un joven extranjero de 21 años que se adentró en el mar pese al intenso oleaje.

Garantizar la seguridad

Se da la circunstancia de que en ninguna de estas playas está operativo un destacamento de salvamento marítimo, servicio que Cruz Roja dispensa en Las Teresitas, Bajamar, Punta del Hidalgo, Las Vistas, Los Cristianos, Las Galletas y Puerto Naos, esta última playa en Los Llanos de Aridane, en La Palma, gracias a los convenios suscritos con sus respectivos ayuntamientos.

En otras zonas de baño del litoral tinerfeño, explicó Fernando Delgado, se ha encomendado esta tarea a un servicio municipal o a empresas privadas, alternativas con las que el miembro de Cruz Roja dijo estar de acuerdo, porque "lo fundamental es que se garantice de una manera u otra la seguridad de las personas".

Una de las playas con servicio de salvamento marítimo gestionado por una empresa privada es la de Las Américas (Adeje), mientras que las de El Socorro (Los Realejos), Martiánez y Playa Jardín, en Puerto de la Cruz, disponen de vigilantes municipales.

Según la información facilitada por Cruz Roja, puntos del litoral tan frecuentados durante los meses de verano como las playas de San Juan y Los Gigantes (Santiago del Teide), Mesa del Mar (Tacoronte), San Marcos (Icod de los Vinos), El Médano (Granadilla), y las del litoral de Güímar, Candelaria y Garachico carecen de socorristas.

Delgado declaró que el decreto 1030/99 del 13 de junio del Gobierno de Canarias obliga a los ayuntamientos de las Islas a catalogar el litoral, tarea que Cruz Roja ha emprendido en las playas del municipio de La Laguna.

La clasificación de las zonas aptas o no para el baño implicará la provisión de prestaciones tales como la de salvamento marítimo, aunque el decreto del Gobierno aborda todos los aspectos relacionados con la provisión de servicios. Antes de finales de año todos los municipios deberán tener esta clasificación, aunque el delegado de Cruz Roja matizó que "los ayuntamientos turísticos se preocuparán más por terminarla que los que no lo son".

Rescate en 2 minutos

Desde enero de este año, los voluntarios del puesto de salvamento marítimo de la playa de Las Teresitas han atendido a 786 personas, de las que más de 200 requirieron cuidados o labores de rescate en el último mes por picaduras de erizos, caídas en lugares resbaladizos como las duchas o encontrarse sin fuerzas para regresar a la orilla después de llegar hasta el rompeolas. Fernando Delgado señaló que entre 15 y 20 bañistas necesitaron ser rescatados en julio por esta última circunstancia, sin que se tuviera que lamentar ninguna víctima mortal. Aseguró que desde el momento en el que los voluntarios del puesto de salvamento de Cruz Roja son avisados de una emergencia "el rescate se produce en uno o dos minutos", tiempo que aumenta hasta los tres o cuatro minutos cuando la emergencia ocurre en la playa de Las Gaviotas, como sucedió, explicó, hace algunos días. Delgado recomendó a los bañistas observar antes de introducirse en el mar el color de las banderas, evitar alejarse de la costa en colchonetas o a nado, así como nunca nadar a contracorriente, pues "así no se conseguirá nunca salir".

Todos los intentos por conocer la cifra exacta de personas que han perdido la vida ahogadas en el litoral de la provincia tinerfeña por parte de la Dirección General Emergencia y Seguridad y el 112, al que fue remitido EL DÍA por el servicio de Salvamento Marítimo de la Guardia Civil, fueron inútiles, porque "carecen de estadísticas desglosadas" sobre los incidentes ocurridos en el mar, mientras Cruz Roja, sin puestos de salvamento en todas las playas, sí dispone de datos actualizados.