Tenerife Sur

CC de Adeje pide al consistorio que impida la venta de las licencias de autotaxis


EL DÍA, Adeje
7/ago/03 19:40 PM
Edición impresa

EL DÍA, Adeje

El portavoz del grupo de Coalición Canaria en el Ayuntamiento de Adeje, Alfredo Goñi, ha presentado una serie de alegaciones a la ordenanza reguladora del servicio de autotaxi. Entre ellas, destaca la que realiza sobre los cambios de titularidad de las licencias. Goñi propone que desaparezcan las ventas de ""las paradas"", que se hacen por grandes sumas de dinero, ya que, desde su punto de vista, lo correcto es que el permiso para desarrollar la actividad sea revocado al propietario que quiera deshacerse del mismo y adjudicado gratuitamente de nuevo al taxista asalariado con más antigüedad.

El concejal de CC señala que ""una licencia es una herramienta de trabajo para ganarse la vida, no una heredad con la que pueda hacerse transacción económica, aunque ilegalmente ahora se esté haciendo"".

Además, se opone a que la corporación contemple en la normativa la posibilidad de adquirir dicha licencia, ""algo que previamente ha regalado"".

Los representantes nacionalistas en el consistorio consideran que el propietario del autotaxi únicamente debe contratar a un empleado y, en caso de enfermedad del primero, hasta dos trabajadores, como máximo.

Dedicación exclusiva

Además, estiman que en uno de los artículos debe dejarse muy claro que tanto el propietario del taxi como los conductores asalariados deben tener dedicación exclusiva a esta actividad.

Aunque la legislación a nivel nacional lo permite, Goñi se muestra contrario a que un mismo propietario pueda tener licencias en varios municipios, por ello solicita que la prohibición de que una misma persona posea más de un permiso en el término municipal de Adeje se extienda a toda la Comunidad autónoma.

Otra de las alegaciones presentadas por Coalición Canaria consiste en que los vehículos con más de 10 años de antigüedad deban ser descartados para este servicio público.

Entre otras cosas, también pide que varias faltas leves sean consideradas como graves, por ejemplo la comunicación al ayuntamiento de las altas y bajas del empleado.