Actualidad
LO ÚLTIMO:
Muere un senderista tras sufrir un desvanecimiento en Granadilla leer

Un rescate a contrarreloj evita la muerte de 39 trabajadores del AVE

La explosión de una locomotora en el interior de un túnel creó una enorme nube de humo tóxico que atrapó a los operarios a cuatro kilómetros de la salida. Durante dos horas se perdió el contacto.
COLPISA, Segovia
7/ago/03 14:13 PM
Edición impresa

Treinta y nueve trabajadores salvaron la vida y no sufrieron lesiones de consideración ayer pese a quedar atrapados durante casi cinco horas en el túnel del AVE que se construye en la provincia de Segovia. La explosión accidental y posterior incendio de una de las locomotoras que se utilizan para el transporte interno en la excavación taponó la salida con una enorme nube de humo tóxico, a unos 850 metros de la entrada. El dramático rescate, iniciado poco después de las 15:30 horas (horario peninsular), terminó sobre las 20:06 horas, cuando los operarios atrapados, transportados por los bomberos en otro tren, pisaban el exterior del túnel por su propio pie entre aplausos y muestras de cariño de sus compañeros y familiares, y la mirada atenta de los servicios de emergencia sanitaria, que estaban preparados para atenderlos.

El incendio de la locomotora, ocurrido sobre las 15:30 horas, llenó la boca norte del túnel de un denso humo tóxico, lo que impidió a los 39 trabajadores, que se hallaban a unos cuatro kilómetros de la salida, junto a una de las tuneladoras que horadan la sierra de Guadarrama, abandonar el túnel en construcción. Los operarios lograron refugiarse durante todo ese tiempo en una "bolsa de aire" próxima al techo, lo que incluso hizo innecesario que utilizasen los equipos de respiración autónoma de que disponían.

Los momentos de mayor tensión transcurrieron entre las 15.30 y las 17:30, período en que autoridades, equipos de rescate, y compañeros y familiares de los atrapados no tuvieron noticias fiables sobre el estado de salud de los desaparecidos ni supieron a ciencia cierta si todos ellos se encontraban a salvo. El inicio de una comunicación telefónica constante entre los desaparecidos y los equipos de rescate permitió saber que entre los primeros no había lesionados de gravedad ni víctima alguna.

Las labores de rescate, tras saber que los atrapados estaban vivos y a salvo, se centraron en sofocar el incendio de la locomotora, para impedir la propagación de humo, y en llegar hasta los trabajadores, refugiados unos tres kilómetros hacia el interior, con equipos de respiración autónoma, para poder conducirlos al exterior.

Los bomberos pudieron sofocar el fuego poco después de las 18:00 horas y concentraron sus trabajos en llegar hasta los atrapados y en buscar un sistema seguro para rescatarlos. Al final, los bomberos, provistos de equipos de oxígeno para todos los trabajadores accidentados, llegaron hasta ellos a bordo de otro tren de conexión interna, ayudaron a subir a los operarios y, con el mismo sistema de transporte, los condujeron al exterior.

Fuentes del Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF), organismo encargado de las obras del AVE Madrid-Segovia-Valladolid, aseguraron que el plan de emergencia de la obra funcionó bien y que los mecanismos de ventilación del túnel resultaron efectivos. Mientras los equipos de rescate trabajaban en el túnel, una docena de ambulancias se situaban junto a la boca norte y la Guardia Civil cortaba las dos carreteras de acceso a la entrada, situada en el término municipal de La Granja de San Ildefonso (Segovia). Los servicios sanitarios habían instalado a pie de túnel un hospital de campaña, en el que realizaron un primer reconocimiento a los 39 atrapados, a tres de los cuales se les trasladó en camilla.

El accidente que ocasionó el siniestro se produjo en el momento en que un pequeño tren de transporte interno se desplazaba desde la entrada del túnel hasta una de las tuneladoras, ubicada a cuatro kilómetros, para recoger a la brigada de trabajadores que había terminado su turno. Según fuentes del GIF, lo sucedido fue una explosión en la locomotora y, según el subdelegado del Gobierno en Segovia, el tren descarriló y la locomotora se incendió.

El lugar del accidente es un túnel en construcción que pretende atravesar la sierra de Guadarrama, entre Riofrío y La Granja. Por sus 28 kilómetros, circulará, a partir de 2008, el AVE que, a 350 kilómetros por hora, unirá Madrid con Valladolid, vía Segovia, en unos 55 minutos. Este túnel, y otro paralelo para el sentido contrario, se comenzó a construir en 2002 y el final de la obra está previsto en 2007, con un coste total de 1.082 millones de euros.