Santa Cruz de Tenerife

La nueva Cuesta de Piedra


EL DÍA, S/C de Tenerife
8/ago/03 18:58 PM
Edición impresa

El alcalde, Miguel Zerolo, el coordinador del ayuntamiento, Manuel Parejo, y el concejal de Viviendas Municipales, Emilio Atiénzar, presentaron ayer las actuaciones relativas a la reposición de las 355 viviendas de la Cuesta de Piedra.

Francisco Palenzuela, gerente de Viviendas, detalló las actuaciones después de que Zerolo y Parejo expusieran la filosofía y los pasos técnicos para llevar adelante el proyecto municipal, en coordinación con otras tres administraciones: Ministerio de Fomento, Gobierno de Canarias y Cabildo.

El objetivo inicial de esta iniciativa era la reordenación del barrio de Cuesta de Piedra, mejorando, mediante la correspondiente reposición de viviendas, tanto las condiciones de salubridad y ornato de las edificaciones existentes como las condiciones del entorno urbano donde se encuentra la actuación. Cuesta de Piedra fue construido por el Ayuntamiento capitalino en la década de los cincuenta y está constituido por 355 viviendas unifamiliares, de dos plantas de altura y cuatro metros de frente, sobre un solar de 25.000 metros cuadrados.

Los fondos para esta operación de remodelación del sector se han obtenido de la ampliación del Convenio de Cooperación para actuaciones relativas al patronato provincial de viviendas Sociedad Benéfica de Construcción La Candelaria.

Hasta ahora, este convenio ha permitido la reposición de 1.116 viviendas en Santa Clara y San Pío, y la rehabilitación de 1.618 en Somosierra y San Ignacio. La ampliación de este convenio, que al haber culminado la fase inicial de esos cuatro barrios permite destinar el dinero a Cuesta de Piedra, aporta 15,63 millones de euros a este nuevo proceso de reposición.

Una vez obtenida la financiación se firmó un convenio urbanístico con la Junta de Compensación de una unidad de actuación cercana con el fin de obtener el suelo suficiente que permitiera llevar a cabo esta reordenación. Asimismo, se abrió un intenso debate con los vecinos para integrar sus opiniones en el diseño definitivo.

Una encuesta realizada en el barrio determinó la tipología edificatoria que se seguirá: residencial abierto en altura y dúplex. Además, cerca de un centenar de familias manifestaron su deseo de abandonar el barrio. Más de una veintena ya ocupan sus nuevas viviendas en otras zonas y en los próximos meses se procederá a la reubicación del resto.

Para poder llevar a cabo la operación se liberó el suelo ocupado por el colegio del barrio que fue desafectado. El solar resultante, la parcela M-1, calificado como residencial tras la modificación del planeamiento, acogerá tres edificios de seis plantas que sumarán un total de 72 viviendas y otras tantas plazas de garaje.

El solar tiene un total de 5.143 metros cuadrados. Las primeras obras de desmonte en esta parcela se iniciaron ayer.