Dinero y Trabajo

La economía de los Doce no alcanzará su velocidad de crucero antes de 2007

En este pronóstico coinciden los expertos privados consultados cada trimestre por el Banco Central Europeo, con indicadores como el proporcionado por Consensus Economics. Si la pasada primavera auguraban un aumento del PIB del 1% en promedio para 2003, ahora dejan su previsión en el 0,7%
EL DÍA/COLPISA, Tfe./Madrid
10/ago/03 15:56 PM
Edición impresa

La economía de la eurozona crecerá por debajo de su potencial, cifrado en un 2,5% de aumento anual del Producto Interior Bruto (PIB), durante los dos próximos años y no alcanzará su velocidad de crucero antes de 2007. En este pronóstico coinciden los expertos consultados cada trimestre por la Banco Central Europeo (BCE) con indicadores como el proporcionado por Consensus Economics.

Los efectos de la desaceleración económica se manifiestan con retraso en el mercado laboral, de manera que la tasa de desempleo de los Doce no bajará del 8,5% en el medio plazo, opinan. Los expertos privados que asesoran al BCE tienen una visión más optimista de la inflación, para la que prevén una tasa media del 1,9% en 2003 y un retroceso hasta el 1,5% en 2004, con un posterior repunte que dejaría el alza de los precios en torno al 1,7%.

Inversiones

Los encuestados han rebajado tres décimas su estimación de crecimiento económico de la eurozona para este año, y cuatro décimas la correspondiente a 2004. Si la pasada primavera auguraban un aumento del PIB del 1% en promedio para 2003, ahora dejan su previsión en el 0,7%. Un valor ligeramente superior al 0,6% apuntado por Consensus Economics, y que parece bastante más acorde con el único dato oficial conocido del actual ejercicio.

Una ligera revisión al alza acaba de dejar en el 0,1% la expansión económica del conjunto del área del euro entre los meses de enero y marzo, la misma tasa de crecimiento que se produjo en el último trimestre de 2002. Para alcanzar un avance promedio del 0,7% será necesario que se cumplan las expectativas del BCE y el sector exterior experimente una sensible mejora, mientras se recuperan las inversiones.

Controlar la inflación

La rebaja de las previsiones es consecuencia de que persisten las incertidumbres. No está clara la recuperación del comercio internacional, hay que tomar en cuenta el impacto de la apreciación del euro frente al dólar y se han tenido que revisar a la baja las perspectivas de inversión privada en el corto plazo.

Mientras el crecimiento económico se arrastra en zona de mínimos, los expertos privados de la encuesta del Banco Central Europeo han revisado a la baja sus previsiones de inflación para este año. Frente al 2% que habían estimado la pasado primavera, ahora hablan del 1,9%. No es una gran variación, pero supone cierto reconocimiento a la labor de la institución emisora europea, que se ha marcado como objetivo el control de los precios por debajo del techo del 2%.

Claro está que esa menor inflación está siendo compatible con el estancamiento económico. Los encuestados rechazan de plano, eso sí, -y no hay discrepancia entre ellos- la posibilidad de deflación en el medio plazo, es decir, un escenario en el que los precios caigan, con los duros efectos que se derivarían de este retroceso.

Las altas temperaturas y la sequía podrían ejercer algunas presiones sobre el comportamiento de los precios en lo que resta del año. Para los expertos parece seguro, sin embargo, que el débil ritmo de expansión repercutirá en la inflación de 2004, que ahora cifran en una tasa dos décimas inferior, del orden del 1,5%. A cinco años vista, la encuesta que lleva a cabo de una manera periódica el Banco Central Europeo augura que la inflación se mantendrá por debajo del 2%, aunque en las cercanías de ese nivel, junto a un ritmo de crecimiento de la actividad ya próximo al potencial que se atribuye a los doce países del euro. Aunque para algunos países -España entre ellos- ese incremento del 2,5% se queda corto, las características de la economía europea llevan a los analistas a esta estimación.

.