Tenerife
EDITORIAL

¿Y dentro de cuatro años?Asuntos para no olvidar


el reparto de cargos
10/ago/03 12:19 PM
Edición impresa

en el Gobierno de Canarias fue acogido con estupor y resignación por la población tinerfeña tras haber salido favorecida la facción perdedora de Coalición Canaria en la isla redonda en las elecciones autonómicas. Así de claro y rotundo. A pesar de que las últimas designaciones de viceconsejeros y de directores generales han equilibrado algo la incomprensible distribución, los tinerfeños se siguen preguntando por qué Mauricio ha cobrado tanto protagonismo en el Gabinete y por qué Ican ha copado la primera línea del poder ejecutivo, si ha perdido las elecciones. Hemos vuelto sobre este asunto porque seguimos estupefactos y alertados.

Esperamos y deseamos todos que el tinerfeño Adán Martín sepa timonear con destreza la nave y que la gestión tienda al equilibrio y la eficacia en provecho de los habitantes de estas Islas, que ya casi no podemos considerar Afortunadas.

Pero ¿qué ocurrirá dentro de cuatro años? La alternancia dentro de Coalición Canaria ha provocado más de un desaguisado, como cuando Román Rodríguez fue "colado" como candidato en los anteriores comicios, y los canarios sienten temor ante lo que pueda ocurrir en el futuro. ¿Quién sustituirá a Adán Martín?

Los líderes de las filas nacionalistas deben ser más claros y despejarnos las dudas. ¿Qué se cuece en la coalición? Porque se extienden numerosos rumores de que el próximo candidato a la presidencia tiene que ser de G. Canaria, isla en la que el Partido Popular ha conseguido la victoria electoral. ¿Román? ¿Mauricio? ¿No sería poner en peligro la integridad nacionalista y la propia continuidad del proyecto? ¿Y Soria? Allá ellos, mas lo cierto es que no se puede forzar una situación ?y menos entre políticos que no han demostrado regionalismo, sino que han sabido barrer para su casa?, y lo que hay que hacer es buscar a la persona más idónea para conducir los designios de Canarias. ¿Es que no existen otros gestores y políticos de gran valía en las Islas, incluidas, por supuesto, las no capitalinas, que bien podrían asumir el cargo de presidente con inteligencia, capacidad, trabajo e ilusión? ¿Por qué tiene que ser víctima el pueblo, su futuro, de pactos, compromisos, familias y parentescos políticos?

Puede que las generales de 2004 despejen este interrogante y preocupación.

*** *** ***preocupan las cifras del desempleo en el Archipiélago. No es hora de echar las culpas de un lado a otro de la cancha política, sino de buscar fórmulas para crear puestos de trabajo, para que todos los canarios tengan derecho a una vida digna.

Y preocupa también y mucho, y cada vez más, el incesante fenómeno de la inmigración irregular, que ya no es sólo subsahariana, magrebí y sudamericana, sino que empieza a invadirnos gente asiática. Preocupa sobremanera que el origen se encuentre en un desvío a las Islas por el blindaje de otras zonas del país, como Ceuta y Melilla. ¿Cuándo se va a completar la impermeabilización de nuestras aguas? ¿A qué espera el Estado para poner a nuestra disposición los medios personales y materiales necesarios para lograrlo? Llevamos años así y el drama es una bola de nieve que crece cada minuto. El nuevo viceconsejero de Asuntos Sociales e Inmigración, Benito Codina, ha anunciado un plan de acción global contra la inmigración. Esperamos noticias y resultados. Ay, Dios, en qué parará Canarias.

Mientras, algunos babiecas que pululan por los medios de comunicación y por otras actividades, todos interesados por sus emolumentos, siguen causando un perjuicio gravísimo a Tenerife y a las otras tres Islas Occidentales.

Próximamente, volveremos a hablar de inversiones en sanidad y obras públicas, del Puerto de Granadilla y de la segunda pista del "Reina Sofía", que se desvanece. En estos dos últimos asuntos hay mucha pillería política... y económica. asuntos para no olvidar

* La población de derecho se incrementó en Canarias en el año 2001 en algo más de 62.000 personas, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Este aumento, muy superior al de la media nacional, se debe principalmente a las 35.000 inscripciones de ciudadanos extranjeros. ¿Se extrema o no la capacidad de carga? Además, como bien han explicado las autoridades competentes, la superpoblación afecta directamente al desempleo. En las Islas se crean puestos de trabajo, pero las cifras de llegadas desbordan cualquier previsión.

* ¿Ya empezamos con contradicciones y descoordinaciones? El consejero de Industria, Comercio y Nuevas Tecnologías, Luis Soria, del PP, anunciaba recientemente que las grandes superficies y los negocios tradicionales deben ser compatibles, por lo que caben más parques comerciales en nuestro territorio. Adán Martín, atisbando la marejada, tuvo reflejos al aclarar que la actual Ley de Comercio permanecerá vigente.

* El Consejo Económico y Social ha publicado su informe anual, siempre repleto de conclusiones bien fundamentadas. En esta ocasión, dedica un capítulo a la seguridad ciudadana y a la necesidad o no de crear una policía autonómica. Revela el CES que no es ninguna prioridad pese al actual déficit de agentes estatales. ¿No parece algo contradictorio? Lo imprescindible es asegurar la vida en paz de los ciudadanos, cueste lo que cueste.

* Cuanto hemos dicho en el recorrido de hoy son asuntos para no olvidar. Queremos lo mejor para Tenerife, para Canarias. Y que se esfumen del panorama político los que quieren repetir o los que han demostrado falta de dignidad, in-competencia o extrema parcialidad y desprecio de una gran parte, más de la mitad, del pueblo canario.

EDITORIAL