Internacional

BASORA se REBELA por la falta de luz y el precio de los carburantes

La segunda ciudad más importante de Irak vivió ayer una nueva jornada de violencia en el segundo día consecutivo de manifestaciones por la subida del coste de la gasolina y la carencia de suministro eléctrico.
EFE, Bagdad
11/ago/03 19:02 PM
Edición impresa

EFE, Bagdad

Dos ciudadanos iraquíes y un guardia de seguridad nepalí murieron ayer durante los incidentes que se produjeron en la segunda jornada de violencia vivida en la ciudad meridional iraquí de Basora, cuya población protesta por el aumento del precio de los carburantes y la falta de suministro eléctrico.

Cientos de personas se congregaron en el centro de esta ciudad meridional, la segunda en importancia de Irak, y levantaron barricadas con neumáticos ardiendo para hacer frente a las tropas británicas que ocupan la zona.

Los incidentes estallaron cuando soldados británicos dispararon al aire para tratar de dispersar a la población, que rodeaba un vehículo, indicaron varios testigos.

Sin embargo, no está claro cuál fue el origen del fuego que hirió a uno de los manifestantes, que según los mismos testigos podría incluso haber muerto.

Desde hace tres días, la escasez de gasolina ha trasladado al sur de Irak escenas habituales en otras zonas tras la caída de Bagdad, como las largas colas de coches que esperan, durante horas y bajo temperaturas cercanas a los 50 grados, para repostar.

La carencia ha provocado un alza en el precio de los carburantes y la recuperación del "mercado negro", incluso en la capital, donde vuelve a ser caro y complicado el abastecimiento, y donde el calor también eleva el termómetro por encima de esa cota.

El Ejército británico culpa de la escasez a los contrabandistas, por lo que se ha decidido endurecer las patrullas y apostar soldados en las gasolineras.

Además, señala a grupos de saboteadores como responsables de los cortes en el suministro de electricidad, ya que la mayor parte de la población usa generadores a gasóleo para que funcionen las neveras, los ventiladores y los aires acondicionados.

Un portavoz de las fuerzas de ocupación norteamericanas en Bagdad acusó ayer a bolsas de resistencia leales al depuesto presidente Sadam Husein de los sabotajes en Basora, y subrayó que su único objetivo es crear malestar en la población para que se subleve.

"Los sabotajes, en particular contra las centrales eléctricas, son obra de fieles al antiguo régimen que sólo perjudican al pueblo iraquí", dijo a los periodistas Charles Heatly, portavoz de la Autoridad Provisional para Irak (CPA).