Internacional
CONFLICTO

La muerte de un joven israelí puede abrir otro frente en Oriente Medio


EFE, Jerusalén
11/ago/03 19:02 PM
Edición impresa

EFE, Jerusalén

La muerte de un adolescente israelí en un ataque de la milicia proiraní Hizbulá vuelve a amenazar la estabilidad en Oriente Medio, donde Israel ya ha advertido a Siria y Líbano del peligro de una escalada militar en su frontera norte.

El adolescente, identificado como Javiv Dadon, de 16 años, murió ayer cuando restos de proyectiles antiaéreos disparados por Hizbulá cayeron sobre el poblado fronterizo de Shlomi, en la Galilea occidental.

El joven murió desangrado cuando uno de los proyectiles cayó intacto y estalló al hacer contacto con la superficie, a unos metros de donde se hallaba junto con un amigo, que resultó herido leve.

Esquirlas de otros proyectiles disparados y que cayeron en diversas zonas de la localidad causaron heridas leves a otros tres civiles israelíes.

Para tratar de calmar los ánimos, la organización proiraní sostuvo que su artillería no disparó directamente contra el poblado israelí, sino contra aviones de reconocimiento que violaron el espacio aéreo libanés.

Según el Ejército israelí, que no ha desmentido esas misiones, los vuelos de espionaje son necesarios porque Siria aún tiene fuerzas militares estacionadas en Líbano y porque la milicia Hizbulá ha tomado las posiciones que Israel abandonó en mayo de 2000.

Ese mes Israel se retiró de una franja del sur de Líbano que había ocupado durante 22 años.

"Esto no pasaría si el Ejército libanés se hubiera desplegado a lo largo de la frontera, en lugar de dejar que lo hiciera Hizbulá", afirmó ayer Raanan Gissin, portavoz del primer ministro israelí, Ariel Sharon.

CONFLICTO