Internacional

Egipto, Siria y Arabia Saudí coordinan posturas ante la amenaza de Israel

La reunión celebrada en El Cairo convocó a los líderes de los tres países para contener la tensión en la frontera entre el Líbano e Israel ante las amenazas de bombardeos de este último país sobre las posiciones militares sirias, con el fin de evitar un bloqueo sobre el proceso de paz en Oriente Medio.
EFE, El Cairo
12/ago/03 19:04 PM
Edición impresa

EFE, El Cairo

Los ministros de Exteriores de Egipto, Siria y Arabia Saudí tratan ayer en El Cairo cómo contener la tensión en la frontera entre el Líbano e Israel, la más grave en tres años, y evitar el posible bloqueo en el proceso de paz en Oriente Medio.

La imprevista reunión fue decidida después de las amenazas de Israel con bombardear las posiciones militares sirias en el sur libanés si continúan los ataque de Hizbulá (Partido de Dios) contra el norte del territorio del Estado judío.

Según fuentes diplomáticas árabes, el canciller sirio, Faruk al Chara, explicará a sus homólogos de Egipto y Arabia Saudí, Ahmed Maher y Saud al Faisal, respectivamente, la postura de Damasco y Beirut sobre las amenazas israelíes.

Los ministros tratarán de cómo evitar que se abra un nuevo frente militar en el sur libanés y estudiarán la posibilidad de convocar una "minicumbre" de los jefes de Estado de los tres países árabes, además de analizar la cuestión iraquí, añadieron.

Aumento de tensión

Varios comentaristas árabes coinciden en que el aumento de la tensión en el sur de Líbano "daría a Israel un nuevo pretexto para eludir sus obligaciones en el proceso de paz", en alusión a la aplicación del plan Hoja de Ruta con los palestinos.

La tensión volvió a la frontera libanesa cuando Hizbulá bombardeó el pasado viernes posiciones israelíes en las disputadas granjas de Cheba, tras responsabilizar a Israel del asesinato hace diez días en Beirut de Ali Husein Saleh, un destacado miembro del Partido de Dios. En represalia, los aviones de guerra y la artillería israelíes atacaron supuestas posiciones de Hizbulá en el sur libanés.

El enfrentamiento se agravó ayer cuando un misil del Partido de Dios mató a un adolescente e hirió a otros cuatro israelíes en el norte de Israel. El ministro de Exteriores libanés, Jean Obeid, defendió ayer las acciones de Hizbulá y acusó al Estado judío de cerrar la puerta a la vía diplomática para solucionar la disputa entre ambos países vecinos.

"No buscamos problemas. Nuestra posición es defensiva y nuestras acciones son reacciones a las provocaciones israelíes en el aire y la tierra. Somos la víctima, y no el agresor", dijo el canciller libanés a los periodistas en Beirut.

"Israel puede buscar las excusas que quiera para agredir", añadió Obeid, y reiteró que los libaneses "tenemos todo el derecho a defendernos y a liberar nuestra tierra por todos los medios".

Con estas palabras hacía referencia a las granjas de Cheba, en la frontera entre el Líbano, Siria e Israel, el único territorio que Israel no evacuó cuando se retiró del sur libanés en mayo del 2000.