Vivir

El centro de inmigrantes de Hoya Fría abrirá a primeros de septiembre

Así lo aseguró ayer el viceconsejero de Asuntos Sociales e Inmigración, Benito Codina, quien también afirmó que el Cabildo de Fuerteventura demandará ante los tribunales al Ministerio del Interior por las últimas muertes ocurridas en aguas de esa isla como consecuencia de los naufragios de pateras.
EFE, Las Palmas
13/ago/03 19:06 PM
Edición impresa

El centro de retención de inmigrantes que se está construyendo en las antiguas instalaciones militares de Hoya Fría, en la capital tinerfeña, abrirá sus puertas en los primeros días del próximo mes de septiembre, según afirmó ayer el viceconsejero de Asuntos Sociales e Inmigración, Benito Codina.

Aunque es una cuestión que depende del Ministerio de Defensa, dijo, se prevé que la apertura de este centro, que tendrá una capacidad de 250 plazas, se produzca en los primeros días del próximo mes de septiembre, "habida cuenta de lo avanzadas que están las obras".

El viceconsejero regional, que hizo estas declaraciones en el municipio grancanario de Arucas, donde visitó un centro de atención a discapacitados, también se refirió a la intención del Cabildo de Fuerteventura de demandar ante los tribunales al Ministerio del Interior por las últimas muertes de inmigrantes ocurridas en aguas de esa isla como consecuencia de recientes naufragios de pateras.

Al respecto, Codina insistió en que este fenómeno social hay que abordarlo desde el principio de la globalidad y la solidaridad y no con conflictos entre instituciones.

"No es una situación que podamos afrontar exclusivamente desde Canarias, sino desde el conjunto del Archipiélago, las instituciones del Estado y las de la UE, así como desde los países de los que proceden esos inmigrantes", aseveró.

A su juicio, sólo a través de esa globalidad y con la solidaridad de todos se podrá afrontar con mejores garantías este fenómeno, que no es nuevo ni se va a solucionar a corto plazo.

No obstante, agregó que el Cabildo de Fuerteventura "tiene la capacidad" de demandar al Ministerio, si bien consideró que "se ha de afrontar este fenómeno conjuntamente; en este caso, los cabildos junto con los ayuntamientos afectados y la Comunidad autónoma".

Retraso considerable

La historia del centro de retención de inmigrantes de Tenerife es larga: desde su aprobación en el Consejo de Ministros hasta que se definió el lugar en el que se ubicaría pasaron muchos meses.

Además, cuando el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de Santa Cruz acometieron su construcción, a finales del pasado año, ambas administraciones aseguraron que en tres meses estaría preparado para funcionar. Pese a que la fecha vencía en el pasado mes de marzo, aún no se ha terminado.