Sucesos

Un portugués mata a su ex compañera con una espada japonesa en Barcelona


EFE, Barcelona
14/ago/03 10:15 AM
Edición impresa

EFE, Barcelona

El hombre que mató el martes a su ex compañera en Barcelona con una catalana y la víctima solían discutir por dos hijos que ella tenía de una relación anterior, según comentó ayer vecinos del inmueble donde se produjo el crimen, alguno de los cuales había comprobado que ella sufría malos tratos.

El ciudadano portugués Eduardo José de Mello, de 40 años, fue detenido en Barcelona tras confesar en un juzgado haber matado a su mujer con una espada japonesa, y aunque tenía numerosos antecedentes policiales, no constan denuncias en su contra por malos tratos, han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Barcelona.

Se autoinculpó

Tras autoinculparse, la policía encontró el cadáver de la mujer en la vivienda del hombre, situada en la calle Anoia, en el barrio del Polvorín de la Zona Franca de Barcelona, con una catana clavada en su cuerpo y múltiples heridas producidas por la misma arma.

Los vecinos de la víctima, Rosenda Soler, de 45 años, relacionaban ayer el crimen con las discusiones que mantenían por los dos hijos de ella, ""ya que él no los quería"", según han comentado a unos inquilinos de su misma escalera.

Estas mismas fuentes han explicado que la mujer ""tenía dos hijos de otra pareja, lo que provocaba peleas entre ellos porque a él no le gustaban"".

La víctima, también conocida como ""Rosi"", seguía visitando regularmente a su supuesto agresor, que desde 1996 vivía de alquiler en el número 5 de la calle Anoia, a pesar que ya no vivían juntos desde hacía tiempo.

Una vecina comentó que el asesino era arisco.