Sucesos

La ola de calor que azota España se cobra 42 muertes

La causa de los fallecimientos ha sido las propias de las altas temperaturas y el agravamiento de enfermedades crónicas. Los termómetros han batido algunos valores históricos que databan de principios del siglo XX.
EFE, Madrid
14/ago/03 10:15 AM
Edición impresa

Las altas temperaturas registradas durante la presente ola de calor, y que han causado hasta ahora la muerte de 42 personas (directamente por golpe de calor o por el agravamiento de enfermedades crónicas), han batido algunos valores históricos que databan de principios del siglo XX.

En Andalucía, durante las últimas horas han fallecido seis personas que permanecían ingresadas en hospitales públicos, por lo que la cifra de fallecidos en esta comunidad se ha elevado a 27, según el Servicio Andaluz de Salud.

En Extremadura se confirmó el fallecimiento de dos personas que ingresaron con síntomas de golpe de calor en centros hospitalarios de la región durante los últimos días.

También en Murcia uno de los pacientes que se encontraba ingresado, en este caso desde el pasado mes de julio a causa de un ""golpe de calor"" falleció ayer, informaron fuentes hospitalarias.

En Barcelona, un barrendero de El Masnou de 43 años que murió el sábado los 39,2 grados centígrados de temperatura, un valor que se aproxima al récord histórico que se logró en 1982, cuando los termómetros de la ciudad llegaron a los 39,8 grados.

Ni el Norte se salva

Otras ciudades españolas ya han superado durante estos días valores históricos que databan en algunos casos de principios del siglo XX; es el caso por ejemplo de San Sebastián, que el pasado 4 de agosto alcanzó los 38,6 grados, que supera los 37 registrados del 17 de agosto de 1943 (la máxima que se había producido en este mes) y los 38 que se habían alcanzado el 31 de julio de 1975.

También Burgos, el 4 de agosto, batió su temperatura máxima histórica de 1987 (38 grados) al registrarse 38,8 grados; la mínima ese día fue de 20,9, la más alta de los últimos veinte años. Antes del 4 de agosto se habían igualado otras marcas históricas, como las de Badajoz y Madrid, que el día 1 de agosto registraron 44,4 y 40,6 grados, respectivamente, temperaturas que sólo se habían alcanzado en el mes de julio de 1995, cuando se produjo la última ola de calor en España, más intensa pero mucho más corta en el tiempo.

Las máximas temperaturas de agosto se superaron el día 1 de agosto en Sevilla (45,2) y Córdoba (45,8); el 3 de agosto en Gijón (31,9), Valladolid (38,6), Segovia (38,3); el 4 de agosto en Bilbao (41,9), Vigo (37,5); y el 12 de agosto en Santiago de Compostela (39) y Pontevedra (38 grados).