Vivir

La refinería ha reducido sus emisiones de gases desde el pasado domingo

Álvaro García, director de la industria, explica que el valor máximo de emisión de partículas registrado no ha superado los 25 microgramos, cuando el parámetro medioambiental guía es 250.
EL DÍA/AGENCIAS, S/C de Tfe.
14/ago/03 19:08 PM
Edición impresa

El director de la Refinería de Santa Cruz, Álvaro García, aseguró ayer que estas instalaciones han reducido su actividad de emisión de gases desde el pasado domingo, principalmente la relacionada con la Unidad de Hidrodesulfuración, que es la que desarrolla el proceso de eliminación de azufres en el queroseno y el gasoil.

García indicó que los datos de emisión registrados a principios de semana "son bajos", y añadió que siempre se encuentran en los mismos valores, en respuesta a la preocupación expresada por los ciudadanos ante la imagen que presentaba la ciudad en estos días y la intensidad de los olores en el ambiente.

En este sentido, el director de la Refinería de Santa Cruz explicó que el ciudadano percibe "una sensación de bochorno, provocada por el alto índice de humedad, ya que se registran temperaturas sobre los 28 grados y una humedad relativa entre el 70 y el 80%".

No obstante, el máximo responsable de la instalación industrial precisó que el nivel de emisiones de partículas en la atmósfera es bajo, "ya que el parámetro medioambiental guía para determinar el máximo se sitúa en 250 microgramos por metro cúbico, y los registros en algunos puntos de la capital reflejan valores de 25, 12 e incluso los 7 microgramos", lo que representa un balance muy por debajo de los mínimos establecidos para tomar medidas de prevención.

Estas cifras se envían en tiempo real, por vía satélite, al Centro de Control de Emisiones Industriales de Las Palmas, comentó Álvaro García, quien consideró que en este seguimiento exhaustivo "los primeros interesados en que los niveles sean bajos somos nosotros".

Hoy, sin cambios

Respecto a la situación del tiempo en las Islas para hoy, jueves, donde se esperaba un cambio significativo, el Instituto Nacional de Meteorología (INM) pronostica intervalos nubosos con nubes bajas que alternarán con claros y nubes medias y altas, en general, brumas y vientos de componente norte, de flojos a moderados, más intensos en la costa.

Las temperaturas no experimentarán cambios o, en todo caso, un ligero descenso, y oscilarán entre los 22 de mínima y los 32 grados de máxima. En Tenerife, el cielo estará despejado, con temperaturas de 24 a 29 grados en la capital, que llegarán a 32 en el Sur.

Siguen las consecuencias

El cariz que está tomando la ola de calor en España, donde ya se contabiliza una treintena de fallecidos, principalmente en Andalucía, aunque también hay que sumar víctimas en otras comunidades más al norte, sitúa a este verano de 2003 en los índices históricos más altos, que se registraron a principios del pasado siglo. A pesar de que se anuncia una baja considerable de las temperaturas en los próximos días, la Conferencia Episcopal, siguiendo el llamamiento de Juan Pablo II, ha pedido a los fieles católicos que recen para que acabe la ola de calor y los incendios que asolan al país. Otra zona castigada por las altas temperaturas es Francia, donde efectivos de la Cruz Roja refuerzan desde ayer varios centros médicos franceses, saturados por la afluencia masiva de personas afectadas por el calor, lo que ha obligado también al Gobierno a poner a su disposición camas suplementarias en los hospitales militares. En el país vecino, Pompas Fúnebres Generales (PFG) registró la semana pasada un aumento de la mortalidad del 37% y del 49% en la región parisina, respecto al mismo periodo de 2002, una buena parte por causa del calor. El sector agrícola francés y el español podrían sufrir pérdidas millonarias.