Vivir

Un centenar de parejas aguardan por una donación de ovocitos en el HUC

El escaso número de donaciones altruistas de ovocitos, un problema común al resto de hospitales públicos españoles, impide a un centenar de mujeres tinerfeñas someterse a una fecundación in vitro para ver cumplido su deseo de quedar embarazadas, lo que puede retrasarse hasta un año.
GLADYS PAGÉS, Tenerife
14/ago/03 19:08 PM
Edición impresa

Unas cien mujeres con problemas de infertilidad están en lista de espera en el Hospital Universitario de Canarias (HUC) para someterse a una fecundación in vitro, debido al escaso número de donantes altruistas de ovocitos, un problema común al resto de hospitales públicos españoles debido a la inexistencia de una compensación económica por las molestias que ocasiona el proceso.

Pese a que la normativa vigente permite el pago de unos 900 euros a cada donante, el sistema sanitario público no lo contempla al carecer de un órgano o comisión que controle la aportación voluntaria y altruista de ovocitos, circunstancia que retrae considerablemente la donación y provoca la acumulación de parejas en listas de espera. En el caso del Universitario, la demora llega a alcanzar los doce meses, al obtener únicamente de 20 a 22 aportaciones voluntarias al año.

"La única técnica de reproducción asistida donde hay lista de espera es la donación de ovocitos, por falta de donantes", informó a EL DÍA José Carlos Alberto Bethencourt, jefe del Servicio de Ginecología, Obstetricia y Fecundación In Vitro del centro sanitario, lo que en su opinión contrasta con la privilegiada situación de Canarias en la aportación altruista de órganos sólidos, como el riñón, gracias a la cual la Comunidad autónoma se sitúa entre los primeros puestos nacionales y mundiales en actividad trasplantadora.

Mejores resultados

Según explicó el especialista, para paliar esta escasez se puede recurrir a la donación intraciclo, una alternativa viable cuando se obtienen demasiados ovocitos de una paciente por métodos de fecundación in vitro.

"Es la manera más fácil de conseguirlos, pero las técnicas van encaminadas a la obtención cada vez de menos ovocitos para evitar embarazos gemelares, lo que supone una limitación", de ahí que la solución a la lista de espera esté en la captación de más donantes voluntarias.

Un 47 por ciento de las fecundaciones tienen como resultado el embarazo, lo que la convierte "en la técnica de reproducción con mejores rendimientos, porque las condiciones de las donantes hacen que los ovocitos sean de muy buena calidad".

Entre los problemas que con más frecuencia presentan las receptoras se encuentra la disgenesia gonadal, una alteración genética que impide la ovulación; la carencia de ovarios, tener una edad superior a los 38 años y sufrir lo que en términos médicos se conoce como fracaso ovárico. Estas últimas integran el grupo más numeroso, a las que se añaden "las que esperan demasiado tiempo para tener hijos y, lógicamente, hay que darles prioridad a las otras".

José Carlos Alberto indicó que la escasez de ovocitos afecta "mucho menos" a las clínicas privadas, en las que la lista de espera oscila entre uno y tres meses, porque sí abona la compensación económica.

Para hacerse donante de ovocitos se exige tener menos de 35 años y someterse a un estudio médico y una analítica general. El proceso se realiza de manera similar a una fecundación in vitro y requiere la toma de una medicación específica, acudir a un promedio de ocho a diez visitas médicas y someterse a una punción para la extracción de los ovocitos, lo que para el ginecólogo del Universitario "resta atractivo" a la donación por meros intereses económicos.