Tenerife
ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (6) BUENAVISTA

Buenavista, alongado a sus caseríos

El municipio se encaja en el vértice noroccidental del mapa, en ese rincón deprimido que es la Isla Baja, un lugar bello y singular donde todavía se sostiene, aunque a duras penas, el sector agrícola.
S. LOJENDIO, S/C de Tenerife
15/ago/03 12:19 PM
Edición impresa

Buenavista del Norte se encaja en el vértice más noroccidental del mapa, en ese rincón deprimido que forma la comarca de la Isla Baja, sin duda uno de los lugares más bellos y singulares de Tenerife y de los pocos que todavía sostienen, aunque a duras penas, las raíces del sector primario.

El comportamiento demográfico de este municipio es similar al de tantos otros que se reparten por la vertiente Norte y que, como tónica general, presentan la mayor concentración humana, más del 73 por ciento de su población, en la cabecera municipal. El resto de los vecinos se desperdiga por los antiguos caseríos que, con escasa entidad, salpican el mapa desde la costa hasta la cumbre.

El funcionario encargado del padrón municipal, Fernando Hernández, recuerda cómo durante el siglo pasado las gentes del lugar emigraban hacia Los Realejos, Puerto de la Cruz o La Orotava, entonces los focos de atracción "y los lugares donde había que ir a buscar el trabajo", explica, mientras que ahora "se producen a diario bajas padronales de una buena parte de la población activa que, nacida en Buenavista, toma rumbo hacia Guía de Isora, Adeje y Arona", incorporándose como mano de obra en el sector servicios o en la construcción.

A esta migración, que supone un goteo humano casi continuo, también se suma el hecho de la escasa dinamización de un mercado laboral que está centrado, casi exclusivamente, en la agricultura, toda vez que el subsector de la pesca ha ido languideciendo por su escasa articulación y la progresiva jubilación de los profesionales.

Además, Buenavista acoge en su territorio el Parque Rural de Teno, un espacio que por su condición se encuentra sometido a limitaciones.

La penetración en el municipio de los flujos de extranjeros ha sido escasa y en el padrón de 2001 representaba un exiguo 3,5 por ciento sobre el total de población.

Sin embargo, y cualitativamente, los alemanes suponen un grupo humano destacado. "Han ido instalándose en lugares como Masca y también han comprado algunas fincas de las medianías para establecerse como propietarios en explotaciones de aloe", señala Fernando Hernández, actuando además como reclamo para la progresiva llegada de compatriotas.

En cuanto al grupo de los venezolanos, los segundos en número, no se corresponden con los emigrantes retornados, que permanecieron inscritos en el padrón, aunque tal y como ha reconocido el funcionario municipal, "ese retorno tampoco se ha sentido demasiado en Buenavista".

ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (6) BUENAVISTA