Vivir

El 50% de las personas que fuman morirán por esta causa, según la AECC

La Asociación Española Contra el Cáncer prevé que la mitad de los que mantienen este hábito fallecerán debido a enfermedades derivadas del tabaquismo, además de reducir su esperanza de vida en unos 16 años. El 36% de la población fuma, una cifra que los gobiernos pretenden disminuir.
LUIS GONZÁLEZ, S/C de Tfe.
16/ago/03 19:11 PM
Edición impresa

El tabaco causa millones de muertes al año en todo el mundo (4,9 millones de personas fallecen en el mundo por esta causa, o, lo que es lo mismo, una persona cada 8 segundos); pero ni este dato ni las campañas antitabaquismo consiguen concienciar a una población entregada a este nefasto hábito.

Según datos de la Asociación Es-pañola Contra el Cáncer (AECC) en España, la media de inicio de consumo de tabaco es de 13 años, una cifra que pone de relieve la nueva táctica empleada en publicidad tabaquera: enganchar a nuevos clientes cada vez más jóvenes (de 80 a 100.000 adolescentes del mundo se hacen adictos cada día). Y es que el 50% de las personas que fuman regularmente morirán a causa del consumo de tabaco (además de vivir unos 16 años me-nos), por lo que se prevé que en el año 2020, cerca de 10 millones de personas fallecerán por esta causa.

La Encuesta Nacional de Salud indica que el 36% de la población fuma habitualmente (45% varones y 27% mujeres), aunque entre los 15 y 18 años fuma el 31,4% de las mujeres frente al 23,1% de los varones, siendo el consumo medio de tabaco para toda la población fumadora de 16,8 cigarrillos diarios. En Canarias, el porcentaje de gente fumadora de 16 años en adelante es de más de un 36% (casi cuatro personas de cada diez).

La AECC, puso en marcha una nueva campaña con el lema "El tabaco entra en tu vida por la pantalla", para concienciar a la población, y a los adolescentes en particular, del uso que se está ha- ciendo de las películas para captar nuevos consumidores, mostrando el fumar como algo característico de los protagonistas y héroes, gente joven, emprendedora, con ganas de arrasar, sana, deportista y aventurera: nada más lejos de la realidad. Mediante esta campaña, se pretendía concienciar, sobre todo a niños y adolescentes, de la influencia que el mundo de el cine y la moda tienen en la promoción del hábito del tabaco.

Conferencia mundial

La Conferencia Mundial sobre Tabaco y Salud de Helsinki estuvo marcada por una encendida de-fensa del papel que la Convención Internacional contra el Tabaco tendrá en la lucha contra el tabaquismo y con críticas a los obstáculos que la industria pone a este objetivo. La incidencia del tabaco en la juventud y el patrocinio y la responsabilidad del sector son dos de los grandes temas que se discutieron en la segunda jornada de debates, después de que los responsables sanitarios presentes en Helsinki advirtieran de que la lucha contra el tabaquismo deberá sortear muchos obstáculos.

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Lee Jong-Wook, expresó su temor de que organizaciones de presión se agrupen para intentar frenar las medidas adoptadas por la Convención Internacional Contra el Tabaco y advirtió que la adhesión de los diferentes países a este documento no servirá de nada si no consiguen implementar sus contenidos a las legislaciones locales.

"Es admirable que hayamos llegado tan lejos, pero es demasiado pronto para celebrarlo; hasta que no se haya implementado en los diferentes países no podremos decir que haya cambiado nada, sólo que hemos hecho los preparativos correctos", afirmó Lee, quien anticipó que "las fuerzas contra la Convención se movilizarán en los parlamentos de mu-chos países".

La Convención fue adoptada por consenso entre los 192 estados miembros de la OMS el pasado mayo, pero hasta ahora sólo lo han firmado 46 y únicamente uno, Noruega, lo ha ratificado de manera vinculante. Para su entrada en vigor es precisa la ratificación por parte de 40 países.

Lee subrayó que la lucha contra el tabaquismo es larga y que los efectos positivos de la Convención sólo se apreciarán después de 20 ó 30 años, por lo que es necesario mantener el esfuerzo durante décadas para que sea efectivo.

Además, el máximo dirigente de la OMS mostró su firme deseo de que a los niños se les familiaricen cuanto antes con los mensajes contra el tabaco, "incluso desde el jardín de infancia".

Por su parte, el comisario europeo de Salud y Protección del Consumidor, David Byrne, coincidió con Lee en sus críticas a la industria del tabaco y la necesidad de proteger e informar a la juventud sobre los peligros de esta adicción.

Byrne lamentó la actitud de la industria tabaquera para intentar fomentar el consumo de tabaco entre los jóvenes y criticó a un sector que "intenta enganchar a los adolescentes".

"Necesitamos tener una política de tolerancia cero con la industria", afirmó el comisario europeo, quien añadió que durante algún tiempo se reunió con representantes del sector para buscar soluciones, pero que ahora ha desistido de ello porque ambas partes tienen intereses opuestos.

"La industria describe el fumar como una opción del consumidor, pero, ¿cómo puede ser así cuando el tabaco es tan adictivo?", se pregunta Byrne.

Para ello, el representante de la UE insiste en que es necesario prohibir toda la publicidad y actividades de patrocinio de las empresas tabaqueras para "denegar a la industria la oportunidad de promover y dar encanto a sus productos".

Además, el comisario insistió en la importancia de prohibir el tabaco en bares y restaurantes para evitar los riesgos a los fumadores pasivos y en que en los países de la UE "hay que crear la situación de que la norma es no fumar".

Sin embargo, Byrne no pudo mostrarse tan rotundo cuando tuvo que responder a los periodistas por los subsidios que anualmente concede la UE a los cultivos de tabaco e insistió en que la Comisión pidió su retirada, pero que tanto el Parlamento como el Consejo Europeo se mostraron en contra hasta el momento.

Según los datos que ofreció el comisario europeo en Helsinki, medio millón de personas mueren cada año en la UE a consecuencia de enfermedades derivadas del tabaco, entre ellos 35.000 de los considerados fumadores pasivos.

Ayuda para los adictos

La AECC de Tenerife, ofrece a todas aquellas personas que sean adictas al tabaco y se sientan incapaces de dejarlo, unos cursos impartidos por una psicóloga, orientados a lograr superar el hábito. En palabras de la presidenta en Tenerife, Esther Tellado, "un 75% de las personas que acuden a ellos logran abandonar el tabaco mediante la asistencia a estos cursos, que son totalmente gratuitos", y es que se han propuesto cumplir con el Código Europeo Contra el Cáncer, cuya primera norma es "No fume. Si es fumador, deje de fumar lo antes posible y no fume en presencia de otras personas. Si no fuma, no pruebe el tabaco."

Y es que según comentan los psicólogos expertos, para el fumador, su adicción a la nicotina, tiene un correlato en términos de la psiquis, tan o más importante que la costumbre fisiológica que se produce a nivel neuroquímico. El fumador considera a "su" cigarrillo, pipa, puro; un componente más perteneciente a su esquema corporal. Y quitárselo es como quitarle un trozo de su cuerpo, o lo que es más, de su vida. Un fumador promedio, el que fuma desde los 15 años y ha fumado 20 cigarrillos por día hasta los 45 años, cuando comienza a plantearse la posibilidad de no fumar más, el acto de fumar, es la acción del sistema de musculatura voluntaria más repetido de su vida".

"Esto produce en su psiquis un surco tan profundo, que el plantearse la posibilidad de eliminar algo tan grabado, tan introducido en lo profundo de sus entrañas, tiene necesariamente que ser un proceso sumamente complejo, con lógicas fluctuaciones, con movimientos pendulares y genera una enorme sensación de angustia imposible de evitar. Por ello el fumador debe hacer un esfuerzo por dejarlo, siendo consciente de que aunque costoso al principio, el abandonar el tabaquismo, le reportará enormes beneficios a su salud y su economía, mejorando notablemente su calidad de vida. Si usted es fumador y quiere dejarlo, no lo dude, hágalo, saldrá ga-nando".

(Para consulta a la AECC, el teléfono 922 27 69 12 o página web www.aecc.es También en Infocáncer: 900 10 00 36).