Tenerife
ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (8) FASNIA

FASNIA: la soledad habita entre barrancos

Este municipio es, tras Vilaflor, el de menor población de la Isla. La forma de ocupación del espacio es tradicional, concentrándose la mayoría de los habitantes en la cabecera municipal y su entorno. La presencia de extranjeros no resulta significativa, siendo los alemanes la comunidad más numerosa.
S. LOJENDIO, S/C de Tenerife
17/ago/03 12:19 PM
Edición impresa

Este municipio, encuadrado en la zona del SE, es, tras Vilaflor, el que cuenta con la menor cantidad de habitantes de la Isla, y es que Fasnia, que en 1975 contaba con una población de derecho cifrada en 2.544 habitantes, 26 años después sólo ha aumentado este registro en un 1,81 por ciento, llegando en 2001 a los 2.590 vecinos.

A comienzos del siglo XX, durante una época de cierto florecimiento económico que coincidió con el embarque de trigo, papas y cebada desde de El Roque hacia Gran Canaria y Fuerteventura, la población activa y en edad de procrear se mantuvo en el municipio, por lo que en 1930, el padrón lo formaban 2.671 vecinos, alcanzándose los 3.404 habitantes en 1950 gracias al inicio en la década de los 30 de la perforación de galerías y el alumbramiento de agua.

Pero ni las condiciones geográficas, marcadas por la dureza y la aridez de un territorio surcado por barrancos, ni su perfil económico, orientado a la agricultura y, preferentemente, al cultivo de claveles, papas y tomates que se exportan con destino al extranjero, han sido elementos capaces de atraer grupos humanos.

A lo largo de su historia, Fasnia ha mantenido un "comportamiento tradicional" en cuanto a la forma de ocupación del espacio, tal y co-mo explica su teniente de alcalde, Germán García, concentrando a la mayor parte de su población en la cabecera municipal y en los nú-cleos cercanos, situados en la zona de medianía.

Con un litoral escaso y una costa acantilada, carente de playas y donde la actividad erosiva del mar ha dejado como testigo aislado al Roque de Fasnia, el poblamiento en estas zonas es un fenómeno bastante reciente y que se concreta, fundamentalmente, en la urbanización de Los Roques y en el barrio de Las Eras.

Estos núcleos acogen en su mayoría a una población nativa, propietaria de apartamentos que, normalmente, establecen un tipo de residencia estacional (fines de semana y verano), si bien en algunos casos llegan a constituir "un asentamiento de carácter fijo", señala el edil fasniero.

Precisamente, en la revisión del Plan General se contempla la instalación en la zona de costa de un polígono industrial.

La presencia de población ex-tranjera no es significativa y, por nacionalidades, la comunidad alemana representa cuantitativamente el grupo más destacado, con ocho individuos registrados en 2001.

En cuanto a los flujos interiores, Fasnia dio de alta ese año a 44 nuevos vecinos, la mitad de ellos procedentes de Santa Cruz, mientras 47 de sus moradores emigraban, significándose como destinos de estas bajas los municipios de Arico (15), La Laguna (10), Santa Cruz (8) y Güímar (5).

ANÁLISIS DEL PADRÓN MUNICIPAL (8) FASNIA