Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los Mossos investigan la muerte violenta de una mujer en El Vendrell leer

Tempestad sobre España

El fuerte temporal de lluvia y viento registrado ayer en Cataluña, Valencia y Aragón provocó inundaciones y cortes de vías y de suministro eléctrico.
EFE, Madrid
18/ago/03 14:13 PM
Edición impresa

El fuerte temporal de lluvia y viento registrado ayer en Cataluña, Valencia y Aragón provocó en varias zonas de estas comunidades autónomas cortes del suministro eléctrico, de carreteras y de circulación de trenes, así como inundaciones y destrozos en viviendas.

En Cataluña, donde se registró una media de 40 litros por metro cuadrado, se produjeron numerosos apagones de corta duración durante toda la jornada, debido a que la tormenta que cruzó toda la comunidad estuvo acompañada de un fuerte aparato eléctrico que provocó diversas alteraciones en la línea de suministro.

Sólo en la comarca barcelonesa de Osona, el fortísimo viento dejó sin luz a cerca de 6.000 viviendas al derribar dos torres de alta tensión de Red Eléctrica Española (REE) que daban servicio a la estación de Centelles.

El municipio más afectado en esta comarca fue el de Balenyá, donde el viento, en un fenómeno similar a un tornado, provocó grandes daños a un centenar de viviendas, a varias empresas, cuyos techos se desplomaron, y al polideportivo municipal.

Se da la circunstancia de que varias zonas que durante la semana pasada se vieron gravemente dañadas por los incendios, como las comarcas del Bages y el Vallés Oriental, fueron ayer las más afectadas por las lluvias.

Así, el área del Vallés (Barcelona), al igual que las ciudades de Sabadell, Tarrasa y otros núcleos urbanos cercanos, sufrieron intensos aguaceros que provocaron inundaciones de bajos de viviendas y aparcamientos, lo que obligó a los bomberos a rescatar a algunas personas de sus vehículos.

Además, el desplome de un bloque de aire frío causó importantes destrozos en ventanas y tejados de las casas y en el mobiliario urbano de varios municipios de las comarcas barcelonesas de Osona, Vallés Oriental y Bages.

Viento

Las tormentas de lluvia y viento también obligaron a cortar momentáneamente la mañana de ayer al-gunas carreteras de la provincia de Barcelona por la caída de árboles a la calzada, aunque el tráfico pudo ser restablecido enseguida.

Los apagones afectaron temporalmente a la red ferroviaria de las provincias de Barcelona, Tarragona y Lleida, en tanto que en la Comunidad Valenciana hubo que interrumpir la circulación de cinco Grandes Líneas de Renfe, lo que obligó a dar traslado por carretera a más de 800 viajeros hasta sus puntos de destino.

En la Comunidad Valenciana, Valencia y Castellón también registraron intensas lluvias que dejaron hasta 77 litros por metro cuadrado y provocaron daños en viviendas, automóviles y campos de cultivo, además de cortes puntuales en el suministro eléctrico.

Otra de las comunidades afectadas por las tormentas, Aragón, registró fuertes precipitaciones en sus tres provincias, aunque la zona más afectada fue el Bajo Aragón, concretamente los Puertos de Beceite, donde se recogieron más de 30 litros por metro cuadrado en menos de una hora.

Igualmente, en la provincia de Teruel, el Ayuntamiento de Alcañiz celebrará hoy un pleno de carácter extraordinario para pedir ayudas para paliar los graves daños sufridos en el casco urbano por una tormenta de granizo, que causó destrozos en más de 3.000 inmuebles.

Aunque en Murcia el impacto del temporal de lluvia y viento fue menor, los bomberos y protección civil tuvieron que actuar para rescatar a 5 personas atrapadas en dos vehículos en dos puntos anegados por el agua en el término de Yecla.

Y más allá de los Pirineos

El temporal que asola al Noreste peninsular se dirigía ayer hacia cinco regiones del sudeste francés y hacia Alsacia, lo que obligó a activar el estado de alerta. Según anunció el observatorio Météo-France, la alarma "naranja" (de nivel tres sobre un máximo de cuatro) se ha decretado en las regiones sureñas de Midi Pyrénées, Rhone-Alpes, France-Comté, Languedoc-Rousillon y Auvergne, donde se esperaban las lluvias más fuertes, así como en el departamento alsaciano de Haut-Rhin y en el de Saone-et-Loire (centro). Las violentas tormentas previstas van acompañadas de vientos de una velocidad de entre 100 y 120 kilómetros por hora, así como de fuertes acumulaciones de lluvia (de 50 a 80 milímetros en menos de una hora), caída de granizo y una fortísima actividad eléctrica, informó ayer Météo-France.

El observatorio galó advertía que el fenómeno atmosférico, "que se esta formando actualmente en España", se extendería "hacia el Este desde Languedoc-Roussillon hasta Franche-Comté" en la noche del domingo al lunes. Météo-France advertía también de que las tormentas previstas "son susceptibles de provocar daños importantes y que vidas y bienes pueden ser puestos en peligro".

La población de las regiones afectadas ha sido alertada para evitar de esta manera los paseos en el bosque y la montaña, así como los desplazamientos en automóvil, no situarse bajo los árboles, evitar el uso del teléfono y de aparatos eléctricos y advertir inmediatamente de cualquier foco de incendio.