Internacional
LO ÚLTIMO:
Ocho aeronaves trabajan en un incendio en Sierra de la Culebra (Zamora) leer

Israel inicia la evacuación militar en las zonas de Jericó y Qalquiliya

Este repliegue dejará el control de la seguridad en manos de la Autoridad Nacional Palestina, aunque los hebreos no han dado ninguna garantía de que vayan a retirar sus tropas del resto de los territorios ocupados.
AGENCIAS, Jerusalén
18/ago/03 19:13 PM
Edición impresa

Agentes de la policía palestina vestidos de civil se desplegaron ayer por la tarde en la ciudad de Qalquiliya, en Cisjordania, como paso previo a la salida de las tropas israelíes, prevista para hoy, lunes. La evacuación militar dejará en manos de los palestinos el control de la seguridad.

El jefe de la Policía palestina en Cisjordania, Ala Huseini, declaró que la misión principal de sus agentes será evitar las infiltraciones de comandos palestinos en el interior de Israel con el fin de reducir el número de atentados.

"Si no ocurre nada especial", confirmó el ministro israelí de Defensa, Shaul Mofaz, refiriéndose a posibles atentados, "Israel transferirá a la Autoridad Nacional Palestina el control de la seguridad en Jericó y Qalquiliya".

Sin embargo, en Jericó no hay presencia del ejército, aunque los accesos de la ciudad sí que están tomados por los soldados.

Representantes de la policía palestina y del ejército israelí han negociado en los últimos días los detalles para transferir la autoridad, que también incluirá la salida del ejército de Tulkarm y Ramala, probablemente la semana próxima.

Israel exige a los palestinos que actúen con energía para evitar los atentados y que persigan a los militantes de organizaciones radicales. A cambio, los israelíes se retirarán de las ciudades de Cisjordania, aunque no han dado ninguna garantía de que también saldrán del resto de los territorios ocupados.

Durante la reunión dominical del consejo de ministros, Mofaz arremetió de nuevo contra Yaser Arafat y le acusó de dar "luz verde" a los militantes radicales para que cometan atentados. Según Aharon Zeevi Farkash, jefe de Aman, el servicio secreto militar israelí, el primer ministro palestino, Abu Mazen, y su hombre de confianza, Mohammad Dahlan, tienen "miedo" de Arafat y no se atreven a enfrentarse a él.

Las negociaciones incluyen también un permiso para que Arafat se pueda trasladar a Gaza y asistir al duelo de su hermana, que falleció esta semana. Se trata de un permiso de un viaje de ida y vuelta que permitirá a Arafat regresar a Ramala al final del duelo.

Esta será la primera retirada desde que Israel transfiriera a la Autoridad Palestina la seguridad de Gaza y la ciudad cisjordana de Belén, a finales de julio.

Seis soldados israelíes resultaron heridos ayer de diversa consideración durante un aterrizaje de emergencia de un avión de transporte Hércules, en el aeropuerto de Sde Dov, en Tel Aviv.

El suceso se produjo cuando parte de la hélice se desprendió de la nave e impactó en el cuerpo del avión, causando heridas de diversa consideración a seis soldados que iban en el interior.

Agentes de la policía palestina vestidos de civil se desplegaron ayer por la tarde en la ciudad de Qalquiliya, en Cisjordania, como paso previo a la salida de las tropas israelíes, prevista para hoy, lunes. La evacuación militar dejará en manos de los palestinos el control de la seguridad.

El jefe de la Policía palestina en Cisjordania, Ala Huseini, declaró que la misión principal de sus agentes será evitar las infiltraciones de comandos palestinos en el interior de Israel con el fin de reducir el número de atentados.

"Si no ocurre nada especial", confirmó el ministro israelí de Defensa, Shaul Mofaz, refiriéndose a posibles atentados, "Israel transferirá a la Autoridad Nacional Palestina el control de la seguridad en Jericó y Qalquiliya".

Sin embargo, en Jericó no hay presencia del ejército, aunque los accesos de la ciudad sí que están tomados por los soldados.

Representantes de la policía palestina y del ejército israelí han negociado en los últimos días los detalles para transferir la autoridad, que también incluirá la salida del ejército de Tulkarm y Ramala, probablemente la semana próxima.

Israel exige a los palestinos que actúen con energía para evitar los atentados y que persigan a los militantes de organizaciones radicales. A cambio, los israelíes se retirarán de las ciudades de Cisjordania, aunque no han dado ninguna garantía de que también saldrán del resto de los territorios ocupados.

Durante la reunión dominical del consejo de ministros, Mofaz arremetió de nuevo contra Yaser Arafat y le acusó de dar "luz verde" a los militantes radicales para que cometan atentados. Según Aharon Zeevi Farkash, jefe de Aman, el servicio secreto militar israelí, el primer ministro palestino, Abu Mazen, y su hombre de confianza, Mohammad Dahlan, tienen "miedo" de Arafat y no se atreven a enfrentarse a él.

Las negociaciones incluyen también un permiso para que Arafat se pueda trasladar a Gaza y asistir al duelo de su hermana, que falleció esta semana. Se trata de un permiso de un viaje de ida y vuelta que permitirá a Arafat regresar a Ramala al final del duelo.

Esta será la primera retirada desde que Israel transfiriera a la Autoridad Palestina la seguridad de Gaza y la ciudad cisjordana de Belén, a finales de julio.

Seis soldados israelíes resultaron heridos ayer de diversa consideración durante un aterrizaje de emergencia de un avión de transporte Hércules, en el aeropuerto de Sde Dov, en Tel Aviv.

El suceso se produjo cuando parte de la hélice se desprendió de la nave e impactó en el cuerpo del avión, causando heridas de diversa consideración a seis soldados que iban en el interior.